FOTOGALERÍA | El flamenco mece la noche en los Jardines del Alcázar

Flamenco en el Alcázar | JUAN HUERTAS

La guitarra de Diego del Morao, junto a El Chaparro y Luis Calderito, protagonizaron este sábado noche un nuevo concierto del ciclo de Noches de Flamenco en los Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba.

El guitarrista jerezano, Diego del Morao, actuó junto a su grupo, Fernando Carrasco, segunda guitarra; Ané Carrasco, percusión; Fania Zarzana y Maloko Soto, cante; Juan Grande y Juan Diego Valencia, compás y palmas; y Gema Moneo, baile.

Diego del Morao perpetúa la estirpe guitarrística de los Morao. El hijo de Moraíto Chico se formó en su propia casa, aunque también pasó por la jerezana escuela de El Carbonero. Profesionalmente, se estrenó acompañando en directo a La Macanita. Y, poco a poco, se ha convertido en uno de los guitarristas más solicitados para el acompañamiento al cante.

La Macanita, José Mercé y Diego Carrasco han sido los artistas que con más frecuencia han solicitado sus servicios en sus giras. El año crucial en su carrera fue 2004, al participar en la grabación y los directos de discos como Confí de fuá, de José Mercé, No hay quinto malo, de Niña Pastori, y La rosa blanca, de Montse Cortés. El propio Paco de Lucía contó con él para producir el disco de La Tana, en el año 2005.

En 2012 presentó su primer disco en solitario, Orate, un trabajo por el que ha pasado lo más granado del flamenco: Diego el Cigala, Moraíto Chico, Yelsy Heredia, Jumitus y Paquete, Chaboli y Niña Pastori. Diego del Morao es uno de los mayores guitarristas

del panorama nacional del momento, hereda de su padre Moraíto talento y compás a raudales, a lo que él añade nuevas armonías y una intuición natural al alcance de muy pocos.

Etiquetas
stats