Fallece Pablo García Baena, último poeta de 'Cántico'

Pablo García Baena | MADERO CUBERO

Pablo García Baena ha fallecido. El escritor y poeta, último representante de Cántico, ha muerto por causas naturales en el hospital de la Cruz Roja, donde acababa de ingresar por una complicación respiratoria. El creador, representante último de toda una generación de poetas, tenía 96 años. Hasta el final de su vida se mantuvo inquieto y curioso por la realidad y actualidad del mundo artístico de su ciudad.

La capilla ardiente se instalará este lunes en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Fuentes municipales indican que a las 11:00 se abrirán las puertas principales de la Casa Consistorial para recibir el cuerpo. La ciudadanía podrá despedirse allí del poeta entre las 12:00 y las 20:00. El funeral se realizará el martes en la Iglesia de San Miguel.

García Baena era el poeta más joven de la generación de escritores que ayudó a formar, bajo el nombre de Cántico, una revista literaria desde la que se iluminó una ciudad gris por la posguerra y el franquismo. Con el primero de los miembros del grupo con el que trabó amistad fue con el pintor Ginés Liébana, siendo todavía ambos adolescentes, al poco de dejar el colegio de la Asunción, donde terminó el Bachillerato.

Poco después conoció en la Biblioteca Provincial a Juan Bernier, otra de las piezas claves de lo que iba a ser Cántico. Mayor que él, le introdujo en autores clave para su obra posterior: Pedro Salinas, Jorge Guillén y Luis Cernuda. En esos años, a principios de los cuarenta, profundiza en su escritura y comienza a publicar con el pseudónimo de Luis de Cárdenas en revistas como Caracola, El Español o La estafeta literaria.

Tras no lograr llevarse el premio Adonais de poesía decidió impulsar el que a la postre sería su proyecto vital clave: la fundación de la revista Cántico. Lo hizo de la mano de sus amigos, los poetas Juan Bernier, Julio Aumente y Mario López y los pintores Miguel del Moral y Ginés Liébana.

La revista se publicó en dos etapas, entre 1947-1949 y 1954-1957, convirtiéndose en referente de una nueva forma de percibir la creación literaria, más preocupada por la formalidad estilística y la estética pero sin renunciar a una profunda sensualidad en su contenido. Son estas características las que llevaron a los expertos a enlazar directamente al Grupo Cántico -como se conoció al colectivo desde el primer momento- con sus hermanos mayores de la Generación del 27. Y en especial con uno de sus integrantes: Luis Cernuda.

Viajero y cosmopolita a su manera, García Baena vivió muchos años cerca del mar, primero en Torremolinos y luego en Benalmádena, donde ejerció de anticuario. Nunca dejó de escribir, si bien sus publicaciones en forma de libros fueron contadas en su primera etapa. Pero a partir de los años setenta su pluma no paró de crear. Una labor poética que recibió su máximo reconocimiento en 1984 con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

La alcaldesa lamenta la muerte del poeta

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha lamentado profundamente la muerte de Pablo García Baena. Ambrosio se ha puesto a disposición de la familia del que fuera Hijo Predilecto y Medalla de Oro de la Ciudad, y ha destacado que “la muerte de Pablo García Baena es una pérdida irreparable para la ciudad de Córdoba, para la cultura y la poesía en lengua castellana”, recordando que “el destino ha querido solo hayamos podido disfrutar de 14 días de quien fuera designado como Autor del Año 2018 y muy pocos meses del último doctor Honoris Causa de nuestra Universidad.”

Para la alcaldesa, el nombre de Pablo García Baena, ha sido un auténtico referente para generaciones de poetas españoles desde la creación del Grupo Cántico, del que era el último de sus componentes, tal y como reconocía la justificación de motivos por el que le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias.

Ambrosio ha recordado que “como Hijo Predilecto de Córdoba que era desde 1984, Pablo siempre tuvo su puerta abierta para quienes le buscaron en la poesía y en la vida, como demostraba sin ir más lejos, hace menos de un mes aún asistía a la presentación del libro ”La tradición trascendida“, sobre el Grupo Cántico.

Para la alcaldesa “la muerte de García Baena nos deja un vacío imposible de llenar, ya que su presencia en nuestra ciudad a lo largo del último siglo ha sido una constante, desde su barrio natal San Andrés, al colegio Hermanos López Diéguez, los Maristas, la Escuela de Artes y Oficios, la Biblioteca Provincial y los actos culturales que requerían su presencia, que eran casi todos.”

Ambrosio ha señalado que “vamos a echar mucho de menos su bonhomía, la limpieza de su escritura, su inquietud y su curiosidad por todo lo que rodeaba, en definitiva su mirada única e irepetible y su compromiso con lo que pasaba a su alrededor, como dejó acreditado al pedir su deseo de este año que acabamos de estrenar y que no fue otro que ”un poco de paz para la gente migrante, a esas naciones enteras que se echan al mar con todos sus peligros por culpa de la guerra y el hambre“.

Para terminar la alcaldesa aseguró que “con Pablo García Baena se nos va el gran poeta del sur, y un ser humano distinto, fresco e irrepetible”.

Etiquetas
stats