De Darjeeling a la Meca (de la Guitarra)

El guitarrista hindú Abhigya Y Bharati | ALEX GALLEGOS

Aunque el origen del flamenco sea un misterio, hay quien sostiene que en su fórmula hay bastante de la cultura del pueblo gitano, cuyas raíces se encuentran muy lejos de España. Más concretamente en el llamado Indostán, el nombre que recibe la región del subcontinente indio, que comprende India, Pakistán, Bangladés, Sri Lanka, las Maldivas, Bután y Nepal, y cuyos habitantes llegaron a Europa y a España.

En esa conexión, las cuerdas han jugado un papel importantísimo y, para cualquier estudiante de guitarra de cualquier parte del mundo, si hay un sitio al que peregrinar, ése es Córdoba. “Córdoba es la Meca, el sitio donde la guitarra se creó y el origen de todo. Así que es un sitio muy importante para mí”, explica al respecto Abhigya Y Bharati, un joven de 25 años, nacido en el distrito indio de Darjeeling, y que ha pasado los últimos días disfrutando de un sueño.

Un sueño que se inició en diciembre del año pasado, cuando se convirtió en el ganador del Concurso de Guitarra Española de Calcuta, el principal Festival de Guitarra de Asia, y cuyo premio incluía un viaje a España para asistir al Festival de la Guitarra de Córdoba y acudir a los cursos de Leo Brouwer, Marcin Dylla, Berta Rojas, Manuel Barrueco y David Russell, en una colaboración desarrollada entre la Embajada de España en Nueva Dheli y el IMAE Gran Teatro.

Todo un reto para un joven que empezó a tocar la guitarra por el empeño de su madre, y que ha acabado convertido en profesor de canto para alumnos de primaria. “Desde pequeño mis padres me apuntaron a clases de guitarra. Tendría ocho años cuando mi madre me apuntó en una pequeña escuela que enseñaba guitarra y otros instrumentos. Hoy soy profesor de niños, lo cual me quita más tiempo para practicar”, confiesa Bharati.

Para llegar hasta Córdoba, también influyó el consejo de uno de sus profesores, que le pidió que intentara, al menos una vez, participar en el Concurso de Guitarra Española de Calcuta. Así lo hizo en 2016, en el que ganó su amigo Dipankar Singh, y volvió a intentarlo en 2017, haciéndolo “más seriamente”. “A mí no me gustaban los concursos y el sistema de competición, porque suponen una forma distinta de abordar la música”, reconoce.

El premio, sin embargo, le ha llegado y le ha dado la oportunidad de conocer a algunos de los guitarristas más prestigiosos del mundo, apenas unos meses después del concurso. “Las clases han sido increíbles. Especialmente con Leo Brouwer, que es un compositor legendario y un tipo muy especial. Ha sido un momento muy feliz para mí. Es un honor haber estado con él aunque sea 15 minutos”, confiesa Bharati, que añade que, a nivel personal, de Córdoba se lleva también el recuerdo de sus puestas de sol.

“Me llevo todo lo que he aprendido de aquí, aunque soy consciente de que en mi país es complejo tener una carrera, porque no hay mucha demanda de guitarra clásica”, indica el guitarrista, que suele ofrecer cuatro o cinco conciertos al año, como máximo.

En este sentido, la directora del Festival de Guitarra Clásica de Calcuta Veda Aggarwal, que ha estado acompañando al joven guitarrista, coincide en la complejidad que tiene que éste logre convertirse en concertista. “En India, olvídate de una carrera. Es muy difícil incluso estudiar. No tenemos conservatorios, no tenemos estudios universitarios de música clásica. La gente que quiera estudiar música clásica, especialmente la guitarra, deben ser muy apasionados y dedicados, y tienen que aprender de forma privada y hacerlo a su manera”, señala Aggarwal, que añade que, a pesar de los posibles vínculos históricos entre los dos pueblos, la guitarra clásica y española “es un sonido que en India es muy nuevo”.

Etiquetas
stats