Caravana de rapsodas en Cosmopoética

FOTO: MADERO CUBERO
La revista 'Caravansari' apuesta por los versos escritos en las lenguas de la península Ibérica

'

En un momento en que parece que los finos hilos que unen las cuatro esquinas de España y sus culturas empiezan de nuevo a tensarse, existe una pequeña revista que sigue luchando por trazar los caminos que unan las distintas lenguas de la península Ibérica. Su nombre recuerda a las estructuras, mitad edificios, mitad fortalezas, que jalonaban la ruta de las caravana: los caravansari.

"Caravansari es un nombre que funciona como símbolo de la poesía. Espacios cerrados, muy delimitados y definidos. Pero al mismo sitio, lugares de encuentro con un carácter muy comunal. Lugares que se mueven entre esa ambivalencia de sitios cerrados y acotados pero a la vez hospitalarios", explicó anoche el director de la revista Caravasari, Mateo Rello en la sala Orive, donde explicó su proyecto en el marco de Cosmopoética.

La caravana de Rello arrancó camino en 2005. Desde entonces ha logrado alcanzar cuatro casas de posta, editando allí sendos números de 500 ejemplares cada uno. Una periodicidad que, como señala la propia portada de la publicación, es incierta. "La mayoría de proyectos aguantan porque hay detrás una gran dosis de voluntarismo. Tienen un público muy reducido y una difusión comercial imposible. Es una lucha de supervivencia", señala en el lado bajo de la balanza.

Pero la experiencia también resulta muy grata. "Te llegan comentarios y referencias de revistas en sitios donde no esperabas. Es un trabajo minoritario pero muchos entendemos que es necesario. Se ha de hacer. Las revistas en general siempre han sido un síntoma de la cultura de un país. Cuando desaparecen, el ecosistema cultural de un país está enfermo", advierte.

Rello destaca que en España hay una enorme falta de puentes entre las literaturas peninsulares catalana, gallega, vasca y del resto del país. "Incluso entre las propias literaturas, hay una escasez alarmante. Ante esto, vimos que había todo un campo por desarrollar. Y empezamos con Caravansari. Tenemos una vocación netamente iberista".

La revista tiene secciones fijas y en cada número hay un monográfico de poesía latinoamericana. "También procuramos tener monográficos de poetas que escriben en asturiano, aragonés y en todos los números hay poemas en euskera, gallego, catalán y portugués. Y que en cada lengua siempre haya al menos un autor consagrado y otro novel o inédito".

"En el número cuatro destaca una semblanza que Antonio Gamoneda ha escrito sobre Carlos Edmundo de Ory, una carta inédita que hemos conseguido de Luis Cernuda y un monográfico de poetas mejicanos actuales", destaca el director de la revista.

¿Tendremos un número cinco? "Sí, claro, continuaremos".

También lo hace Cosmpoética. Anoche, al mismo tiempo que Caravansari se presentaba en Orive, en la Posada del Potro hacían parada los jóvenes creadores que han participado en la actividad Dinamopoética.

Etiquetas
stats