La banda americana Cameo difunde un cuadro del pintor cordobés Miguel Gómez Losada

Cuadro del pintor Miguel Gómez Losada que ha compartido la banda americana Cameo.

"Yo he buscado insistentemente dos cosas en mi vida: una ha sido lograr El Cuadro, la obra de arte, y la otra lograr toda la discografía de Cameo. Y, salvo por algún maxi, la tengo entera", explica por teléfono el pintor cordobés Miguel Gómez Losada. El motivo de la llamada es un raro cruce de caminos entre las dos patas sobre las que se asienta su modus vivendi, la pintura y la música soul.

Y es que, cuando charla con CORDÓPOLIS, hace apenas unas horas desde que la banda norteamericana Cameo, el grupo favoritísimo del pintor cordobés, acaba de compartir en sus redes sociales un cuadro de Miguel Gómez Losada, en uno de esos ejemplos que, cuando se comentan, se acaban rematando con un "qué pequeño es el mundo".

"Un gran cuadro de un fan y un mensaje de un miembro de la #cameonation en Sevilla, España". Ése es parte del mensaje que ha colgado en Facebook la banda norteamericana de funk y soul Cameo, uno de los combos más relevantes de la música negra desde mediados de los 70, precursores de algunos géneros como el funk profundo, el boogie e incluso el primer electro.

Un grupo de culto -que sigue en activo y tiene nuevo disco este mismo año- que llegó a los oídos de Miguel Gómez Losada a principios de los 80 para cambiar para siempre su vida. El pintor recuerda la canción que cambió todo. Se titulaba She´s Strange y la pudo escuchar a través de un amigo de su instituto, Antonio Castro El Negro, que tenía acceso a material inédito en España en la Costa del Sol, discos traídos directamente de los soldados norteamericanos de la Base de Rota.

Música que, de otro modo, no tenía ninguna cabina en la España pre-movida y que tampoco superaba el corte básico del circuito de la música negra en este país, que solía centrarse más en los clásicos de la música disco y las grandes voces del soul -Stevie Wonder, Aretha Franklin, Michael Jackson-. "Yo no había escuchado nada que se pareciera a aquello, aquello me cambió para siempre. Y en ese mismo momento, decido coleccionar todo lo que caiga en mis manos de Cameo", rememora el pintor.

"Es una anécdota sentimental pero que premia la búsqueda del santo grial"

La pasión por la banda norteamericana ha guiado su vida desde entonces, tanto a nivel de coleccionismo -que le llevó, por ejemplo, a casi obligar a que sus padres le trajeran desde París discos de la banda- como a nivel pictórico. El caso es que, tras décadas de amor incondicional, Miguel Gómez Losada trasladó su pasión al pincel.

El cuadro que motiva esta historia es un óleo sobre papel de 2 metros de alto y 1 metro de alto en el que se aprecia a Larry Blackmon, líder de Cameo a tamaño prácticamente real. El lienzo, ubicado en su estudio, forma parte de una serie que firmó en 2015 el artista cordobés durante una estancia en Málaga y que se titula Discoteca Pomelo.

Cuatro años después, Losada compartió la imagen en un grupo de fans de Cameo y, de alguna manera, llegó a la banda o al community manager de Cameo, que ha acabado compartiendo la obra del pintor cordobés para los fans de todo el mundo. Un gesto insignificante para muchos, pero de una importancia tremenda para Gómez Losada, que, a pesar de ganarse la vida pintando y exponiendo, siempre ha dedicado parte de su tiempo a la difusión de la música negra con el grupo de djs The Black Evolution.

"Es una anécdota sentimental pero que premia la búsqueda del santo grial", concluye Gómez Losada, que también ha aprovechado para reflexionar sobre sí mismo. "Yo intento acercarme al soul siempre. A las frecuencias vitalistas, al soul como movimiento y forma de arte. Más que el arte contemporáneo, mi anhelo ha sido siempre que, con mis pocas herramientas, que es pinchando y con la pintura, pueda acercarme a ese movimiento y esa forma de arte que es el soul".

Etiquetas
stats