El Ballet Nacional de Cuba danza a los amantes de Verona

un instante de la actuación del Ballet Nacional de Cuba. | NANCY REYES
'Shakespeare y sus máscaras' es una arriesgada versión de Alicia Alonso sobre 'Romeo y Julieta'

La danza clásica vuelve al Gran Teatro hoy de la mano del Ballet Nacional de Cuba que, de gira por España, presenta en esta ocasión en Córdoba Shakespeare y sus máscaras, una sorprendente versión de la mítica Alicia Alonso sobre el drama Romeo y Julieta con musica de Charles Gounod. Del espectáculo se ofrecerá una única función a las 20.30.

La directora y coreógrafa de la prestigiosa compañía cubana ha concebido su ballet dedicado a la inmortal obra del dramaturgo inglés guiada por una notable voluntad de síntesis, dada la necesidad de traducir a la danza los acontecimientos que narra la historia de los desdichados amantes de Verona, encarnados por los bailarines Camilo Ramos y Yanela Piñera. El primer reto es la interpretación de la parte de la acción dramática de Romeo y Julieta que está expresada sólo en palabras.

El elemento inicial que el público recibe es la aparición de un vendedor de máscaras, interpretado por Dani Hernández, que representa al propio Shakespeare. Las máscaras de la alegría, de la tristeza, de la muerte, etcétera, son símbolos de los caracteres teatrales con los que el vendedor interactúa con el resto de los personajes. Como en la obra de Shakespeare, las escenas festivas o de jolgorio popular alternan con las íntimas, con el protagonismo de los amantes.

Entre los muchos aciertos de esta producción clásica, la crítica española ha resaltado la entrega y capacidad del elenco, su virtuosismo técnico, el bien engarzado vestuario creado por Pedro Moreno, la moderna y estilizada escenografía de Ricardo Reymena y la labor de Alicia Alonso, que ha creado un montaje de gran envergadura en el que destaca la agilidad narrativa y el acierto en el enfoque de una versión calificada como sorprendente.

El Ballet Nacional de Cuba es una de las más prestigiosas compañías de danza del mundo y ocupa un lugar prominente en la cultura latinoamericana contemporánea. El rigor artístico y técnico de sus bailarines y la amplitud y diversidad en la concepción estética de sus coreografías, otorgan a esta agrupación un lugar relevante entre las grandes instituciones de su género en la escena internacional.

La compañía surge en 1948 con Alicia Alonso como principal fundadora y primerísima figura. Dos años más tarde, la bailarina y coreógrafa crea la Escuela Nacional de Ballet Alicia Alonso, anexa a la compañía profesional. Desde los inicios, la línea artística del colectivo partió del respeto a la tradición romántica y clásica, estimulando al mismo tiempo la creación coreográfica contemporánea. El Ballet Nacional de Cuba es además la máxima expresión de la internacionalmente reconocida “escuela cubana de ballet”, que sobre la base de la raíz clásica ha logrado una fisonomía estilística, técnica y teatral propia, afín a los rasgos esenciales de la cultura cubana e iberoamericana.

Bajo la dirección de Alicia Alonso, una figura cumbre del clasicismo en la historia de la danza y uno de los grandes mitos del ballet actual, la compañía actúa frecuentemente en importantes escenarios de Europa, Estados Unidos, Asia y Latinoamérica, y ha recibido a los largo de su rica y dilatada trayectoria numerosos galardones y reconocimientos, tanto dentro como fuera de Cuba.

Etiquetas
stats