102 años después de ser pintado, el retrato de Rafael Romero de Torres llega al museo de su padre

Marián Aguilar y Enrique Ortega muestran el retrato adquirido

El Museo Julio Romero de Torres se ha marcado este miércoles 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, un unboxing histórico. Ante los periodistas y visitantes de este centro, que salvaguarda la obra del pintor cordobés más internacional, se ha desembalado y mostrado al público por primera vez el cuadro Retrato de Rafael Romero, una obra recién adquirida y que llega a este espacio 102 años después de ser pintada.

El responsable de los Museos Municipales de Córdoba, Enrique Ortega, no podía ocultar su alegría ante lo que consideraba “un pelotazo” para el Museo Romero de Torres: la adquisición de un cuadro que es peculiar en tanto a que se sale de la línea más admirada del pintor -la mujer morena-, y que muestra un primer plano de Rafael Romero de Torres Pellicer enfundado en un sombrero cordobés.

El pintor cordobés captaba así a su único hijo varón en un lienzo de pequeño formato (35 x 35), con la peculiaridad, además, de que, en vez de guardarlo, lo regala a un amigo norteamericano, el “Señor Spindler”, cuya identidad más factible es, según los expertos, la del enmarcador del pintor cordobés. Más allá de conjeturas está la firma sobre el lienzo: “Recuerdo a Mr Spindler, 1920”, firma Romero de Torres en su propia obra.

Un cuadro que, según la máxima experta en la obra del pintor, Mercedes Valverde, data en torno al año 1917 y es una obra preparatoria para otra mayor, Malagueña, un lienzo que se expuso en 1919 y en el que Rafael Romero de Torres aparece junto a Amalia La Gitana.

Desde 2010 está en Europa tras años en Estados Unidos

Desde 1920 hasta 2010, Retrato de Rafael Romero fue de colección en colección en Estados Unidos (de Saint Louis Missouri, a Houston, Texas), hasta que hace poco más de una década volvió a Europa a través de la casa de subastas Christie's. Este jueves, doce años después ha vuelto a Córdoba, donde ha sido recibido con honores en el Museo Romero de Torres, donde llevan desde octubre intentando hacerse con el lienzo, toda vez que la puja por él quedara desierta en una subasta a finales del año pasado.

Al respecto, el acuerdo con el propietario se cerró en unos 47.500 euros, y la adquisición se realizó a través de la casa Setdart, que tiene los derechos de esta obra. La importancia de la compra es mayúscula, en tanto a que las últimas adquisiciones del Consistorio para el Museo Romero de Torres fueron en los primeros años del siglo XXI.

Ahora queda que el cuadro pase por una serie de trabajos de limpieza, tensado y reenmarcado, antes de que se incorpore a la sala Semblanzas, donde Rafael Romero de Torres Pellicer quedará a buen recaudo junto a otras obras de su padre, aquel pintor que se hizo universal pintando a mujeres morenas, pero que una vez captó en su estudio el alma detrás del rostro de su hijo.

Etiquetas
stats