Zarpazo invernal: marzo se despide entre el frío y la lluvia

.

¿Servirá el calor y el avance del sol sobre el horizonte para detener la pandemia y recuperar así nuestra anterior vida? Hasta el momento, los estudios que existen sobre la incidencia de la temperatura y la humedad sobre el ritmo de contagio así lo indican. ¿Cuándo llegará ese calor? Puede que en Semana Santa, a partir del próximo domingo, o eso al menos es lo que los modelos meteorológicos empiezan a mostrar. Antes que eso, sin embargo, lo que nos va a tocar es vivir un nuevo zarpazo invernal, por frío y fundamentalmente por lluvioso.

Hasta el sur peninsular llegará una borrasca atlántica como las que no hemos tenido este año. Sin un gran centro de presión, pero lo suficientemente bien posicionada como para imponer flujo muy húmedo del suroeste sobre el valle del Guadalquivir. Episodio típico de los que acostumbran a dejar importantes acumulados en la mitad occidental andaluza. La baja además va a 'colisionar' con una masa de aire frío que va a llegar hasta la Península desde el interior del continente. La mezcla resulta en un combinado perfecto para dejar copiosas nevadas en cotas medias del interior peninsular, y que de haber llegado un par de meses antes hubiese sido lo suficientemente potente como para que esas nevadas llegasen incluso al sur de Despeñaperros.

No obstante, el sustancial cambio de tiempo también se notará en las temperaturas en nuestra provincia. Aunque la verticalidad del sol ya empieza a disparar las máximas a poco que encuentre un hueco entre las nubes, el aire frío en altura y la persistente lluvia van a dejar un ambiente prácticamente invernal entre las jornadas del martes y el miércoles. Para entonces es cuando se espera que el grueso de las precipitaciones, que a lo largo de todo el episodio podrán dejar más de 30 litros por metro cuadrado en casi toda la provincia.

Antes que eso, durante la tarde del lunes ya empezaremos a notar cierta inestabilización de la atmósfera. La entrada de aire frío a lo largo de la jornada y el acercamiento de la borrasca atlántica, favorecerá la formación de nubosidad de evolución que podrá acabar dejando precipitaciones en forma de chubascos durante la tarde. Las lluvias serán más probables en áreas de Sierra Morena y de la Subbética, y se irán intensificando ya en la madrugada del martes con la llegada del primero de los frentes asociados a la borrasca.

Será a últimas horas de la madrugada cuando la lluvia se intensifique en la provincia, quedando el resto de la jornada aún inestable pero con precipitaciones más débiles. En cualquier caso la lluvia será persistente, aunque irregular, hasta la mañana del miércoles, ya en el nuevo mes de abril. El estreno de abril se estrenará con lluvia pero rápidamente dejará paso al sol. Aún con la posibilidad de registrar precipitaciones débiles durante el jueves, la estabilidad irá ganando terreno hasta el fin de semana.

Las temperaturas por su parte experimentarán un descenso entre las jornadas de martes y miércoles, quedando por debajo de los 20 grados. La bajada será especialmente apreciable en el norte de la provincia, donde las máximas a duras penas alcanzarán los 10 grados, para ir recuperando terreno desde la tarde del miércoles 1 de abril. Despedida fría y gris de marzo de 2020, para abrir la puerta del que debería de ser el mes del verdadero cambio. Más allá del Domingo de Ramos ya se atisban los 30 grados, los que hagan explotar definitivamente la primavera, aunque sea desde las ventanas. La primavera, este año, comienza en abril.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats