El Yate lleva al juez la situación de la residencia de mayores de Montoro

.
Su presidente cumple diez días en huelga de hambre para recuperar la gestión del centro en la localidad montoreña

La Sociedad Cooperativa Andaluza El Yate ha emprendido acciones legales por la situación en que se encuentra con la residencia de mayores de Montoro, donde el grupo es responsable de la gestión por contrato hasta 2034 pero donde, desde hace meses, se le impide siquiera entrar por parte de la Fundación Jesús Nazareno, organismo que recibe los fondos de la Junta de Andalucía y de los propios mayores.

El Yate ha pedido en los tribunales “medidas cautelares” ante la situación en que se encuentran con respecto al centro de mayores de Montoro, para la que han solicitado “la administración judicial de la residencia”, según ha explicado la directora general de El Yate, Patrocinio Wals.

Grupo El Yate ostenta el contrato de gestión de la residencia desde 2004 y hasta 2034 y sus servicios son abonados a través de la Fundación Jesús Nazareno. Esta cooperativa obtuvo la gestión del centro hace 10 años, durante los cuales “no ha habido ningún problema” en la gestión, que se ha producido “con la llegada de la alcaldesa”, Ana María Romero, quien ostenta la presidencia del patronato de la Fundación Jesús Nazareno.

Así, El Yate denuncia que desde hace unos diez meses viene sufriendo impago de algunas nóminas y de facturas como la de alimentación de los ancianos por parte de la Fundación, así como de otros gastos derivados de la propia gestión de la residencia. Incluso, “desde el mes de marzo, se nos impide entrar a la residencia”, denuncia Wals quien alerta de que Grupo El Yate “tiene toda la responsabilidad (por contrato) pero no tenemos ningún control de la situación actual” en la residencia de Montoro. “Estamos desesperados”, dice.

Wals ha señalado que ahora “se abre la vía judicial, que nos tiene que amparar” para recuperar la gestión del centro de mayores montoreño. En ese sentido, ha recordado que el presidente de Grupo El Yate, Miguel Peláez, ha cumplido ya diez días en huelga de hambre como protesta a lo que considera un “bloqueo en la gestión de la residencia” por parte de la Fundación.

En ese sentido, Wals ha informado de que “el estado físico de Miguel empieza ya a verse afectado” por la huelga de hambre en la que solamente ingiere suero, motivo por el cual “le hemos instado a que piense en su salud y la abandone. Esto ya está en manos de los juzgados”.

La directora general de Grupo El Yate ha realizado estas declaraciones en la concentración de apoyo a Peláez que han llevado a cabo alrededor de 80 trabajadores y socios de la cooperativa este miércoles junto al Palacio de la Merced en la capital cordobesa, donde han mostrado su adhesión al presidente y sus reivindicaciones.

Etiquetas
stats