Una vuelta al cole en Capitulares en tres actos y un 'sprint' final pendiente de Susana Díaz

La alcaldesa sale del grupo municipal del PSOE antes de un Pleno | MADERO CUBERO

La vuelta al cole de la actividad política en Córdoba siempre se hace una semana después que en el resto de España. La Fuensanta y su Velá, considerada como una feria en pequeñito de la ciudad, marca una vuelta a la actividad política que se interrumpe por un festivo que este año cae en sábado pero que no será óbice para que el regreso en Capitulares se alargue una semana más. Y se hará con tres actos, tres hitos, que están pendientes de un sprint final antes de que se detalle la madre de todas las batallas marcado por la decisión de Susana Díaz de adelantar o no las elecciones al Parlamento de Andalucía.

Primer acto. La vuelta de las vacaciones. Agosto ha sido un mes especialmente tranquilo en Capitulares. Sin grandes polémicas pero también sin grandes anuncios por parte del equipo de gobierno. El PSOE e IU han evidenciado su distancia en un asunto importante, la gestión y titularidad de la Mezquita Catedral. Y en la última semana del mes Ganemos ha dicho que el cogobierno no ha cumplido ni un tercio del pacto que firmó con ellos, pero no da por roto su acuerdo. Este lunes regresa la mayoría de los concejales y la Junta de Gobierno Local se vuelve a reunir.

Segundo acto. La Fuensanta. Históricamente, en Capitulares se ha señalado a su celebración como el fin oficial de las vacaciones en Córdoba. Tras la celebración, se esperan anuncios. No está claro cuales pero sí que en la sala noble del Ayuntamiento se señala a uno muy importante. Probablemente, tras la Fuensanta empezarán a despejarse varias dudas, como qué equipo acompañará a Isabel Ambrosio en su intento por ser reelegida como alcaldesa. Pero sobre todo otro: en qué candidatura están pensando IU, Podemos, Ganemos y Equo en la confluencia de todo lo que esté a la izquierda del PSOE.

Desde el 20 de agosto se vienen sucediendo las reuniones en las que la voz cantante la llevan Podemos e Izquierda Unida. Oficialmente, se está hablando de programa. Oficiosamente ya hay nombres encima de la mesa. De todos en los que se trabaja, la confluencia, que aún no tiene nombre, hay un valor en alza, la actual concejala de Infraestructuras por IU Amparo Pernichi. Pero de momento el secretismo en las reuniones de la confluencia es absoluto. Las partes temen que cualquier información pueda dar al traste con unas negociaciones que son de todo menos fáciles.

De esa confluencia, de ese pacto, dependerá el ritmo del cogobierno en su tercer acto y en el sprint final, que dependerá de Susana Díaz. Si la presidenta de la Junta decide finalmente adelantar elecciones (ABC informó este sábado que se barajan dos fechas en noviembre) el cogobierno será historia. El PSOE e IU tendrán una convivencia municipal muy difícil en una campaña electoral tan intensa como la que se espera en Andalucía.

Susana Díaz y la líder de la confluencia, Teresa Rodríguez, tienen una relación peor que complicada. Su enfrentamiento irá a más. Sus denuncias mutuas serán importantes. Y es difícil que hagan bloque o frente común frente a Ciudadanos o el PP. Más bien, el PSOE y Ciudadanos tratarán de llevarse lo menos mal posible. Y la confluencia aglutinar “a todo lo que hay a la izquierda del susanismo”.

Esa campaña, si se adelantan las elecciones, dejaría muy tocada la situación en Capitulares. Tras las elecciones andaluzas habría que llegar a acuerdos. El Parlamento, como pronto, no se constituirá antes del 20 de diciembre. Y después acabará el año y ya sí que arrancará la precampaña de las municipales. Ahí está el sprint final, ahí es cuando el PSOE y una parte de la confluencia, IU, intentarán destacar sus logros ante los ciudadanos.

Etiquetas
stats