Vimcorsa busca edificios vacíos para hacer viviendas temporales

Trabajos de rehabilitación de Vimcorsa.
La empresa municipal, que prevé pérdidas en 2016 de 764.000 euros, trabaja con la Oficina de la Vivienda en localizar lugares donde poder alojar a la gente que se ha quedado sin casa

La empresa municipal de vivienda de Córdoba (Vimcorsa) está trabajando junto a la Oficina Municipal de la Vivienda en la búsqueda de edificios públicos que estén vacíos y que puedan ser reconvertidos en alojamientos para atender a las personas que están en situación de emergencia habitacional. Vimcorsa ha incluido esta propuesta en su memoria de actividades que incluye el proyecto de presupuestos que someterá a votación en el consejo de administración del próximo martes.

Según consta en la memoria, Vimcorsa está revisando los edificios vacíos que tiene el Ayuntamiento en propiedad en alquiler, y está viendo en cuáles pueda instalar estos alojamientos que “garanticen unos mínimos de confort y privacidad, y a la vez posibiliten la convivencia de un grupo de unidades familiares que afronten en común necesidades como la comida...”.

Actualmente, Vimcorsa carece de viviendas vacías para atender a las familias sin recursos que se quedan sin casa. De hecho, el protocolo del Ayuntamiento es facilitar un cheque para que puedan pasar una semana las familias enteras en un hostal. El alojamiento se ofrece a personas individuales en el centro de transeúntes. El objetivo es “dar respuesta a la grave situación actual”, lo que según consta en la memoria de Vimcorsa “conlleva que estas instalaciones no se construyan de nueva planta, sino que se opte por la reutilización de edificios públicos actualmente en desuso o compatibles con esta finalidad”.

No obstante, y por la situación de pérdidas que atraviesa Vimcorsa, la empresa no podrá hacer frente de manera directa y en el ejercicio de 2016 a la construcción de estos alojamientos temporales. “Por tanto, los equipamientos que se vayan a dotar durante esta anualidad deberán ser previstos en el presupuesto de la Corporación, sin perjuicio de que para siguientes anualidades estos equipamientos sean una prioridad presupuestaria para Vimcorsa”.

Por otra parte, y como ya adelantó este periódico, Vimcorsa cerrará el presupuesto con pérdidas, y prevé también un déficit para el ejercicio presupuestario de 2016. A diferencia de otras empresas municipales, la compañía no tendrá que adoptar medidas de estabilidad presupuestaria gracias a sus activos, valorados en más de 79 millones de euros. No obstante, tendrá graves problemas de liquidez.

Según consta en el proyecto de presupuestos que se someterá a votación el martes, Vimcorsa prevé 764.161 euros de pérdidas para 2016 e iniciar acciones que permitan que en 2017 la empresa pueda volver a la estabilidad presupuestaria. El ejercicio de 2015 no está cerrado, pero las pérdidas previstas superarán el medio millón de euros. 2016 será, por tanto, el tercer año consecutivo en el que Vimcorsa cierra con pérdidas.

Este escenario presupuestario obligará a la empresa a prescindir de los 1,5 millones de euros que dedicaba anualmente a las ayudas al alquiler y la rehabilitación, y a repensarlas, según confirmó su presidenta, Alba Doblas. “De existir y tramitarlas sería por encomienda de la Corporación”, señala la memoria de los presupuestos. “Es oportuno hacer la reflexión sobre si la puesta en marcha de la Oficina de la Vivienda no conlleva que sea desde ese ámbito donde se desarrolle en el futuro esta actividad”, señala.

Vimcorsa es una empresa cuyo presupuesto es cíclico y tiene dientes de sierra. Sus beneficios o pérdidas dependen de si en un año se construye o por el contrario se vende. De hecho, la compañía prevé enjugar las pérdidas de este año si logra vender antes de que llegue el 31 de diciembre algunas de las 74 viviendas de protección oficial que está acabando.

El objetivo es que en 2017 se puedan vender gran parte de las viviendas que se están construyendo. Así, se prevé que para entonces estén listas para vender las 72 viviendas del O-5 que se adjudicaron en el consejo de administración de septiembre. También se prevé que en los próximos consejos de administración se apruebe el inicio de la segunda fase de esta promoción, en la que se construirán otras 48 casas más.

“La venta de estas 120 viviendas garantiza que el resultado económico del año 2017 sea netamente positivo”, señala la memoria.

Por otra parte, en estos momentos Vimcorsa trabaja en la adquisición de suelo para construir más viviendas de protección oficial. Las negociaciones se están manteniendo con otras administraciones públicas, como la Gerencia Municipal de Urbanismo y la agencia AVRA, dependiente de la Junta de Andalucía. También se negocia con “propietarios privados”, principalmente bancos. El objetivo es la “adquisición de parcelas con capacidad para 270 viviendas aproximadamente”, señala la memoria.

Además, Vimcorsa quiere seguir adelante con la segunda fase de los pisos para mayores que construyó en Joaquín Sama Naharro. Para ello busca financiación, tanto pública como privada, para acometer una obra para la que existe lista de espera.

La presidenta de Vimcorsa, Alba Doblas, detalló que la empresa prevé pérdidas en 2016 porque no se han querido diseñar “unos presupuestos estafa” en los que se inflen unos ingresos que no serían reales. Además, ha criticado la gestión de los cuatro años del gobierno del PP “que dirigían la empresa a la bancarrota y a la privatización”. “Los intentos del PP por privatizar las empresas públicas no han tenido éxito porque estas eran muy fuertes”, dijo.

Etiquetas
stats