¿Hasta cuándo el viento y la lluvia?

Un grupo de turistas se protegen de la lluvia en el Puente Romano | ÁLEX GALLEGOS

No les engañábamos cuando decíamos que vendrían días movidos. Días de viento y lluvia que comenzando el pasado lunes, se prolongarían en el tiempo para regar un campo que sólo había visto llover en torno a un 40 % de lo acostumbrado. Después de cuatro días de episodio hemos tenido de todo un poco, lluvia mansa asociada a nimboestratos, esas nubes bajas, casi pegadas en superficie de las que dejan lluvia sin cesar sin grandes estropicios, chubascos intensos asociados a nubes convectivas, truenos, y sobre todo viento, mucho viento. Un combinado meteorológico que por fortuna quiere seguir acompañándonos para seguir paliando la situación de los embalses precisamente donde más hace falta, en sus cabeceras.

Emma y la interacción siberiana

A nivel sinóptico, es decir, a gran escala, la situación de la atmósfera sigue estando protagonizada por la interacción entre dos masas de naturaleza distinta. Aquella masa muy fría de origen siberiano que congeló a más de la mitad de la Europa occidental, y la profunda borrasca subtropical que desde la tarde del lunes empezase a dejar lluvias por el sur peninsular.

De la mezcla de ambas masas se profundizó la borrasca frente al litoral gallego, lo que permitirá, gracias también a que las altas presiones siguen fuertes sobre el Ártico, que el caudal de humedad subtropical proveniente desde el otro lado del Atlántico, siga alimentando las bajas presiones para dejar precipitaciones en la mitad occidental de la Península.

Un fin de semana muy pasado por agua

Así, hoy viernes será una continuación de este intenso episodio de ábregos. Los modelos mesoescalares dibujan en el momento de realizar esta predicción, una mañana especialmente severa en puntos centrales de la provincia, con acumulados en menos de 12 horas de más de 40 litros. Unas lluvias que deberían ser menos intensas en el resto de la provincia, pero que igualmente estarán presentes hasta el término de la jornada. Día por otra parte de nuevo marcado por el viento, especialmente en el valle del Guadalquivir a partir de mediodía, con vientos sostenidos de componente sudoeste de unos 50 km/h y rachas máximas de hasta 70 km/h.

Jornada por tanto muy complicada la de hoy viernes, que dejará paso a un sábado algo más tranquilo. Así, aunque se esperan precipitaciones algo más débiles que las de hoy, las mismas se darían fundamentalmente durante la tarde efecto por efecto de la convección, de lo que cabe esperar que se den en forma de chubascos aislados. Jornada algo más apacible en la que el viento, aunque de igual componente, perderá intensidad.

Sería ya durante la mañana del domingo cuando el paso de un nuevo frente, asociado a la llegada de una nueva baja hasta el litoral atlántico, deje de nuevo precipitaciones generalizadas, que podrían ser especialmente intensas en el centro y sur de la provincia. Lluvias que tendrían continuidad durante la tarde con el paso de núcleos convectivos generados a lo largo de todo el valle del Guadalquivir gracias a la componente sudoeste de los vientos.

Lluvias al menos hasta el próximo viernes

Ya les avisamos que esto iría para largo. Hasta el momento los modelos apuntan a que durante las jornadas del lunes y martes, nos vuelvan a afectar precipitaciones con la misma tónica de la presente semana. La situación atmósferica en el Atlántico norte apunta a seguir dominada por las altas presiones en el Ártico, lo que seguirá permitiendo el paso hasta la península Ibérica de las borrascas atlánticas.

Un dibujo atmosférico con continuidad al menos hasta el próximo viernes, que seguirá dejándonos días de lluvia y viento. Que siga la fiesta, sigue haciendo mucha falta.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats