Unidad, paciencia y un futuro incierto para taxistas y usuarios

Una parada de taxis vacía durante el paro del sector | MADERO CUBERO

“Yo en Madrid uso casi siempre transporte público, pero aquí sí que suelo usar taxi porque no hay color”, explica Roberto, un joven cordobés residente en Madrid al que el parón laboral de los taxistas cordobeses le ha pillado por sorpresa y con las maletas a cuestas en plena estación de trenes.

Su testimonio, uno más entre los miles que estos días pontifican sobre el conflicto entre los taxis y los VTC (vehículos de alquiler con conductor) en la calle o en la barra de Twitter, no deja entrever mucho drama en su situación. “¿Pues qué voy a hacer? ¡Coger el bus o irme andando!”, dice sonriente este joven que confiesa que en Madrid es “a veces” usuario de Uber o Cabify, si bien entiende que aquí en Córdoba no tenga mucho sentido.

A unos metros, refugiadas en la sombra, un grupo de seis jubiladas acaba de llegar de vacaciones a Córdoba. Ellas no han usado un Uber en su vida, ni han estado siguiendo por el móvil las últimas novedades sobre el paro sectorial del taxi. Su disgusto, por tanto, cuando les dicen que no hay taxis disponibles, dista mucho del de Roberto. “Se puede protestar pero sin fastidiar”, dice una de ellas, que se muestra muy enfadada.

La mayoría de sus amigas están tan enfadadas como ella. Son las 19:00 y, aunque lejos de otros años, el calor de este 30 de julio no invita a esperar en la calle. En la estación de tren, tres o cuatro taxis con carteles de Servicios Mínimos están estacionados donde habitualmente hay no menos de una decena con la luz verde. A su lado, Vicente y Francisco, servicios mínimos, explican a los clientes los motivos que les llevan a parar hoy.

Aunque el sector del taxi cordobés ya se movilizó contra la “competencia desleal” de las VTC hace apenas siete meses, la protesta de este lunes ha sido distinta, pues ha partido, según explica Gabriel, otro taxista cordobés, de la improvisación. Con el presidente de la patronal, Miguel Ruano, en la reunión con el Ministerio de Fomento en Madrid, los taxistas cordobeses han decidido parar por solidaridad con la situación que se vive en otras provincias de España.

En Córdoba podría haber en unos meses unas 100 licencias VTC

“Pero si en Córdoba no hay VTC”, se podía leer en algunos comentarios de redes sociales este lunes cuando se ha anunciado el paro. La respuesta de Gabriel es rápida: “En Córdoba claro que operan VTC, lo que ocurre es que no operan a través de estas Apps”. Según detalla este taxista, las VTC llevan décadas trabajando en Córdoba y son unas licencias que se dan a nivel autonómico pero cuya regulación, control y fiscalización depende del Gobierno de España.

“El problema es que una VTC la conceden en cualquier provincia de Andalucía y se puede mover libremente por toda la comunidad, sin que haya un control ni un registro de si lo hace bien o mal”, añade Gabriel, que ha ejercido como improvisado portavoz de los taxistas, y que recuerda que, entre 2009 y 2015, se solicitaron 68 licencias VTC que se llevaron a los tribunales pero que han ido o van a ir saliendo poco a poco a través de los juzgados.

En total, Gabriel calcula que en unos meses habrá un centenar de licencias VTC, suficientes para que en un futuro puedan operar en Córdoba plataformas como Uber y Cabify, si el mercado les interesa. Enfrente tendrán 509 licencias de taxi que se venden a unos 90.000 euros. De ocurrir, los cálculos rompen totalmente la media de un VTC por cada 30 taxis. “Si se sigue esa medida, en Córdoba no debería haber más de 17 VTC”, manifiesta el taxista.

¿Pero tendría interés Córdoba como potencial destino para estas empresas de transporte interurbano? Roberto lo tiene claro. Mientras carga con sus maletas, las señala: “Yo ahora mismo no me lo pensaba”. El joven explica que este tipo de vehículos, al menos en Madrid, suelen ser más baratos que los taxis en desplazamientos largos, si bien funcionan bajo demanda, lo que le hace temer que los precios se acaben disparando a medida que eliminan a la competencia.

“Tenemos uno de los mejores servicios de España”

Francisco, el taxista de servicios mínimos en la estación identifica rápidamente este fenómeno. Dumping se llama a operar por debajo del precio normal con el único fin de acabar con la competencia. “Es lo que han hecho Uber y Cabify en América Latina. Allí han reventado el mercado”, asegura este taxista, que intenta aclarar a todos los usuarios que con estas protestas no se va contra el VTC, sino a favor de “100.000 familias” que viven del taxi.

Francisco y Vicente, sin embargo, son optimistas sobre la fortaleza del taxi en Córdoba. “Tenemos uno de los mejores servicios de España. Hemos renovado la flota, hemos metido muchos coches híbridos, nuestra aplicación funciona muy bien y el respaldo de los usuarios está ahí”, dice con rotundidad. La respuesta a ese respaldo, añade, está en que todos los viajes de los servicios mínimos que ha dado este lunes y que dará este martes durante el paro laboral serán gratuitos.

Gabriel, el portavoz del colectivo, calcula que los taxistas cordobeses van a perder entre 100 y 150 euros por “descansar” estos dos días. Y remarca él mismo las comillas para “descansar”, pues cree que, si para algo tiene que servir este paro, es para que los propios taxistas ganen apoyo en la calle y lo hagan convenciendo a los críticos con la huelga.

Francisco está de acuerdo. “Yo no creo que por hacer esto se genere rechazo, yo lo que veo es a un colectivo unido luchando por un mejor servicio para todos”. Está por ver aún la respuesta de los usuarios ante un panorama tan abierto y en el que, más allá del presente, el futuro ni se está nombrando, a pesar de que ya suena el ruido de su motor: se llama coche autónomo.

Etiquetas
stats