“Nos tuvimos que refugiar en las azoteas”

Un bombero tras un incendio en 2015 | TONI BLANCO
Los vecinos de Ciudad Jardín relatan la angustia que vivieron con el incendio | Un matrimonio necesitado de oxígeno ha sido evacuado al hospital por prevención | Cuatro bomberos necesitaron atención médica

“Esto ha sido en un momento”. El casi centenar de vecinos que ha tenido que ser desalojado al mediodía de hoy en Ciudad Jardín por el incendio de un almacén de ropa y bazar chino en el bajo de sus viviendas tuvo que huir con lo puesto ante la virulencia que en principio tomó el humo. “Nos asomamos a la ventana por que olía mucho a quemado y ya estaban allí los vecinos”, relata un vecino de la calle Julio Pellicer, que en ese momento estaba apunto de almorzar. “Los bomberos comenzaron a tocar en los porterillos y nos dijeron que nos subiéramos a la azotea, donde nos tuvimos que refugiar”, agrega.

Los primeros minutos fueron dramáticos. Los bomberos acudieron a Ciudad Jardín con todas sus patrullas disponibles. Mientras un grupo de agentes desalojaba a los vecinos, otros trataban por todos los medios de controlar el fuego. De hecho, cuatro bomberos tuvieron que ser atendidos por los servicios médicos por inhalación de humo. “Su actuación ha sido heroica”, destacaban policías locales y nacionales presentes en el suceso. “Tras ser atendidos por el médico, se recuperaban y volvían al dispositivo de emergencia, a apagar el fuego”, destacaban.

A las 16.30-17.00 el fuego se dio por apagado. Minutos antes, los bomberos acompañaron a los vecinos refugiados en las azoteas a la calle mientras acababan de apagar el incendio. En el proceso de desalojo, tan solo hubo un problema: un matrimonio muy mayor. Los dos, el hombre y la mujer, necesitan oxígeno por su estado de salud. Los dos fueron evacuados al Reina Sofía por prevención, según confirmaron fuentes del servicio de emergencias del 112.

A las 20.00, muchos vecinos continuaban fuera de sus casas. “Ahora es imposible estar dentro por el pestazo a quemado”, aseguraban. La estructura de las viviendas no está afectada, pero aún es necesaria “mucha ventilación para poder dormir aquí esta noche”, explicaba un vecino. Mientras, la Gerencia Municipal de Urbanismo ya ha citado a los vecinos el próximo lunes para una reunión.

De manera paralela, la Policía Nacional ha iniciado una investigación sobre lo ocurrido. De momento, tendrá que pasar la noche para que se enfríe la zona y los agentes de la Policía Científica puedan entrar a tomar muestras y tratar de determinar lo ocurrido. Agentes de la Policía Nacional ya han interrogado al propietario del bazar chino siniestrado. Por el momento, están abiertas todas las hipótesis.

Etiquetas
stats