El tren supersónico pasa de largo por el sur de Córdoba

Interior del tubo.

Hace un año y medio, el sur de Córdoba y la comarca de Antequera se pellizcaban. Por fin se iba a poner en marcha un proyecto muy ambicioso, diseñado a finales de la pasada década: el famoso anillo ferroviario. Y lo iba a hacer a lo grande, con un enorme campo de pruebas del llamado a ser el tren del futuro, el Hyperloop One de Virgin. Este anillo ferroviario parte de Antequera y llega hasta Benamejí. Se construyó en 2011 y desde entonces está infrautilizado. El proyecto de Virgin parecía su última oportunidad, pero ya está definitivamente enterrado.

La prueba de que el Hyperloop no se probará supersónicamente al sur de la provincia de Córdoba es el anuncio de Adif, que ha asegurado que volverá a licitar el anillo ferroviario. Esto entierra definitivamente el proyecto de Virgin, que siempre lo supeditó a lograr una ayuda de fondos públicos que cifraba en unos 150 millones de euros.

El alcalde de Antequera (Málaga), Manuel Barón, ha lamentado el “abandono” del proyecto del Hyperloop One en la localidad y ha culpado al PSOE por su “desinterés”. El anuncio de la licitación de las naves de Adif para otra finalidad “cierra las puertas a un ilusionante y prometedor proyecto que estaba impulsado por el anterior Gobierno del Partido Popular” y ha sostenido que el país “ha perdido claramente el salto a la hora de ponerse en la punta de lanza tecnológica en este tipo de transportes”, declaró el regidor.

¿Qué es el Hyperloop? El Hyperloop One es el nombre comercial registrado por la empresa de transporte aeroespacial SpaceX para el transporte de pasajeros y mercancías en tubos al vacío a alta velocidad (Wikipedia dixit). Está llamado a ser el tren del futuro, pese al escepticismo a todo lo que promueve el dueño de SpaceX, Elon Musk. En 2013, él mismo resumió su proyecto: “Es una mezcla de un Concorde, un cañón de riel y juego de hockey de mesa”.

En 2013 quedó desierto el concurso para construir el llamado anillo ferroviario de Antequera, que alcanzaba la provincia de Córdoba. El proyecto, que contaba con fondos europeos, pretendía construir una zona de pruebas para trenes de alta velocidad en la zona. Las industrias se construirían en toda la Vega de Antequera, en dos anillos circulares. El más amplio, de casi 60 kilómetros y que pasaría por Benamejí, pretendía poder probar trenes de alta velocidad que superasen incluso al AVE. Antequera pretendía así convertirse en una especie de centro europeo del ferrocarril por alta velocidad.

En 2013 el proyecto quedó desierto. En Europa no había empresas interesadas en desarrollar nuevos sistemas de ferrocarril de alta velocidad. Tampoco, por tanto, en construir el llamado anillo ferroviario. Ese fue precisamente el año en el que Elon Musk anunció su proyecto de Hyperloop, pero a diferencia de Tesla o SpaceX (que diseña cohetes espaciales reutilizables) optó por lanzarlo en código abierto. Entonces se inició una especie de fiebre de la ingeniería en todo el mundo por llevar a la práctica lo que no dejaba ser una idea: construir un tren similar a los tubos de los supermercados que llevan el dinero de las cajas a una central.

Ahora, incluso después de anunciar que Virgin se instalaría en Antequera, el proyecto se ha suspendido. La multinacional sigue ensayando en Estados Unidos y ha anunciado también que se instalará en India.

El anilo ferroviario, no obstante, puede tener aún sabor cordobés. EcoRail, filial de la cordobesa Magtel, ha mostrado su interés en presentarse a la licitación de este proyecto. No para probar el tren supersónico, sino para algo mucho más terrenal, como una gran estación de servicio para todo el sur peninsulsar.

Etiquetas
stats