Trabajadores de Eroski: con el corazón en un puño

.
Desde que se conoció la intención de la empresa de vender su participación en El Arcángel al grupo Veracruz Properties, el clima entre la plantilla va de la duda a la expectativa, pasando por el natural temor

Una nota de prensa. Un comunicado. Poco más. La noticia cayó de manera fría y aséptica en Córdoba. Por escrito. Sin declaraciones. Eroski se va del Centro Comercial El Arcángel. La gran firma vasca de hipermercados prosigue con su política de retirada y cierra su buque insignia en la ciudad. Cierres parecidos se han ido produciendo en otros establecimientos en el conjunto de España. Y no por conocida la aplicación de esta estrategia en Córdoba ha causado menos sorpresa, sobre todo entre los clientes.

Desde que se conoció la intención de la empresa de vender su participación en El Arcángel al grupo Veracruz Properties, el clima entre la plantilla va de la duda a la expectativa, pasando por el natural temor. Mientras tanto, los clientes siguen acudiendo a comprar más o menos ajenos aunque con la curiosidad de saber qué ocupará ese enorme espacio. "He leído que a lo mejor un Mercadona o que se amplíe el Primark", cuenta una cliente.

Entre los trabajadores se prefiere no opinar abiertamente. Sí que lo han hecho sus representantes sindicales. La Federación de Consumo de UGT en Córdoba (FeSMC UGT-Córdoba) ha hecho público un comunicado en el que manifiesta su preocupación por la situación. Juan Martínez, responsable de Acción Sindical de FeSMC UGT-Córdoba, señala que "la manera en la que se va desarrollar el cierre resulta ser la más perjudicial para los trabajadores, ya que primero se pretende liquidar el centro vendiéndolo a un grupo especializado, Veracruz Propierties S.A., a pesar de que en ese mismo local acabará instalándose otro centro de alimentación, tal como establecen las normas del propio Centro Comercial".

Por ello Martínez asegura que la UGT va a estar presente en el desarrollo de la negociación entre empresa y trabajadores, con la voluntad de garantizar las mejores condiciones posibles en las que los trabajadores afectados sufran las consecuencias de estas maniobras económicas empresariales.

Martínez concluye asegurando que "no podemos permitir que sesenta familias cordobesas vean cómo desaparece su fuente de ingresos para que, unos meses después, se abra en el mismo lugar una nueva superficie de alimentación, sin mantener ningún derecho para los afectados". Insiste en que para acometer este proyecto Eroski habrá de asumir mejoras en las condiciones legalmente establecidas, que atenúen las consecuencias negativas para los trabajadores.

Etiquetas
stats