El tiempo en Semana Santa: una predicción de tres etapas

Un grupo de nazarenos dentro de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO

Desde hoy y hasta el próximo 1 de abril, van a sucederse los diez días donde la previsión meteorológica y sus consecuencias tengan unas consecuencias más directas y notables sobre la economía y el ánimo de una parte del país. Diez días de persecución meteorológica, donde las aplicaciones sobre el tiempo, los relatos como este que leen, las animaciones de satélite en el informativo de las tres de la tarde, cobrarán rango de discurso del Estado de la Nación. Diez días en los que ya hay ingredientes para afirmar que serán tres las etapas meteorológicas que acabarán definiendo la Semana Santa de 2018, con lluvia, frío, sol, calor y puede que hasta nieve. Se lo contamos.

Primera etapa: la borrasca Hugo pondría en jaque el Domingo de Ramos

Por plazos, el tiempo atmosférico que entra en las primeras 72 horas en las que se realiza una predicción son las más fiables. El dibujo sinóptico, es decir, el de gran escala, el que define el tipo de situación atmosférica, debe quedar claro y definido. Y así es en el trazo grueso, no tanto en el fino.

Desde hoy Viernes de Dolores, una onda de baja presión, de origen cálido sobre el norte de Azores, va a interactuar con otra masa más fría para acabar derivando en una intensa y profunda ciclogénesis, formando lo que ya la Agencia Estatal de Meteorología ha bautizado como borrasca Hugo. Una baja muy profunda que va a poner en jaque el litoral cantábrico y buena parte del interior peninsular. Borrasca que aunque ya desde hoy se haga notar levemente, será fundamentalmente durante la jornada del sábado cuando deje sentir sus principales efectos por el fuerte vendaval asociado.

En lo que respecta a Córdoba, no serán especialmente notables los efectos del temporal, limitados casi en exclusiva al fuerte viento en el norte y sur de la provincia, con rachas que podrían llegar a alcanzar los 80 km/h. Lo que sí se dejará sentir de manera generalizada serán las precipitaciones que el frente frío asociado a la baja deje fundamentalmente durante la tarde de hoy viernes y la madrugada del sábado. Lluvias que no serán de especial relevancia, y que no deberían de dejar grandes acumulados. Sí dejarán ambiente frío tras su paso, con un nuevo descenso de las temperaturas asociado al aire frío en altura que arrastrará dicha baja.

Lluvia que seguiría, de manera mucho más débil y dispersa, durante la jornada del sábado, día en el que las nubes alternarán con los claros y que servirían de transición a posibles lluvias en la primera mitad del Domingo de Ramos. Un Domingo de Ramos de chubascos débiles asociados al paso de una baja secundaria, y cuya posición final los modelos aún no aciertan a definir.

Mientras el modelo GFS limita el paso de dicha baja al extremo occidental andaluz, el europeo ECMWF la sitúa sobre el centro de nuestra región, dejando éste último las principales precipitaciones sobre la provincia de Córdoba hasta el mediodía. Un escenario compartido por otros modelos mesoescalares, donde lo más destacable sería la posibilidad de nevadas en cotas medias del norte y sur de la provincia hasta el mediodía del Domingo de Ramos. Precipitaciones que en el momento de realizar esta predicción irían remitiendo con el avance de la tarde ante el nuevo escenario sinóptico planteado, disminuyendo considerablemente el riesgo de precipitación desde primeras horas de la tarde.

Segunda etapa: primavera de Sol, torrijas y 25 ℃

Desde el Lunes Santo se espera la segunda parte de la estación de penitencia meteorológica, con un cambio importante en la situación sinóptica de la península Ibérica tal y como avanzásemos el pasado martes. Un cambio importante con el fortalecimiento del anticiclón de las Azores y la entrada de nuestro territorio en su ámbito de influencia. Un cambio importante en el tiempo que ejercería de tranquila transición entre las jornada del Lunes y el Jueves Santo.

Entre esos días, la península Ibérica y por tanto la provincia, estarían bajo la influencia del tiempo anticiclónico, de manera clara y evidente hasta la primera mitad del Jueves Santo. Tiempo soleado y con un importante ascenso de las temperaturas, abrazando la Península la iso +8 ℃ a 850 hPa (unos 1500 metros de altitud), aire templado en altura que permitirá que la temperatura en superficie ascienda hasta el entorno de los 25 ℃ en las horas centrales del día.

Tercera etapa: vuelta a los temporales desde la tarde del Jueves Santo

Entre el barullo de previsiones de dudosa calidad, desde el Colectivo lo dejábamos caer el pasado lunes. La inercia atmosférica, y la tendencia observada en el medio plazo, hacía sospechar que el fortalecimiento del anticiclón de las Azores no sería ni tan potente ni tan estable como lo anunciado en un primer momento. Como decíamos, la fábrica de borrascas de Terranova atraviesa un ciclo de extraordinaria vitalidad, y será como consecuencia de ésta región que el azoriano sufrirá sus rigores.

Así, desde la tarde del Miércoles Santo, los efectos del juego de fuerzas entre los centros de acción del Atlántico Norte deberían empezar a hacer mella en las fuerzas del de Azores. La interacción entre una de esas poderosas bajas, y los centros de baja presión del Atlántico Norte, hará debilitar la posición del anticiclón sobre la península Ibérica, facilitando ya durante la jornada del Jueves Santo, la aproximación hasta el norte peninsular de una nueva borrasca profunda con nuevo temporal de lluvia y viento para cerrar la semana.

Dado la incertidumbre asociada al plazo, aún se antoja imprudente describir un escenario fiable sobre la repercusión que dicha borrasca tendrá en nuestras latitudes. Trazo grueso para dibujar nuevas lluvias que desde las últimas horas del Jueves Santo, y hasta casi el cierre de la Semana Santa de 2018, marcarán el final de diez días de seguimiento meteorológico.

Aquí les esperamos.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats