El tiempo en Córdoba: calor y tormentas para empezar septiembre

.

Ha llegado septiembre, hemos inaugurado el otoño climatológico, y por fin el Atlántico Norte ha comenzado a hervir. La temporada de ciclones atlánticos, que acostumbra a tener entre septiembre y noviembre su pleno apogeo, ha empezado a generar titulares gracias al histórico huracán Dorian. Las consecuencias de esta mayor actividad ciclónica será la que pudiera determinar el cambio de tiempo que nos sumerja de lleno en los fríos y húmedos días del otoño, pero antes de que eso ocurra, lo que el tiempo nos tiene reservado tiene mucho más que ver con los insoportables días de julio y agosto que con los ocres otoñales de octubre.

Por el momento, el anticiclón de las Azores sigue fuerte frente a la fachada atlántica peninsular, impidiendo la llegada de cualquier tipo de borrasca y favoreciendo la estabilidad de la masa de aire peninsular. Sólo un pequeño embolsamiento de aire relativamente frío en capas altas de la atmósfera está aportando algo de inestabilidad en el interior peninsular, favoreciendo la formación de nubes convectivas, de tipo tormentoso, que puntualmente están dejando lluvias en áreas de sierra.

Y será precisamente ese embolsamiento el que traiga los cambios más interesantes a lo largo de la semana, permitiendo que desde la jornada del viernes, empiecen a dominar vientos de componente norte sobre la Península Ibérica. Dichos vientos inyectarán aire más frío que vendrá a refrescar algo el ambiente peninsular, al tiempo que aumentará la inestabilidad atmosférica en zonas próximas al litoral, fundamentalmente del Mediterráneo.

Ante este panorama cabe esperar una semana donde el calor aún será persistente en áreas como la del valle del Guadalquivir, donde las máximas en puntos de la provincia, como la capital y otras localidades, superarán de nuevo los 38 °C. Registro que acompañará hasta la jornada del viernes, cuando las temperaturas podrían experimentar un moderado descenso. Ante esto la Agencia Estatal de Meteorología mantiene activado un aviso amarillo por altas temperaturas en Campiña cordobesa durante la tarde del lunes, y que podría acabar extendiendo a otras jornadas durante la semana.

En el resto de la provincia, como es habitual, el calor no será tan asfixiante y las temperaturas quedarán del orden de dos o tres grados por debajo a las que se alcancen en el valle del Guadalquivir y zonas próximas de Campiña, estando previsto que localidades como Lucena, Priego de Córdoba o Pozoblanco el termómetro oscile entre los 35 o 36 °C hasta el próximo viernes.

Tormentas serranas

Aunque no será hasta las jornadas de jueves y viernes cuando las tormentas puedan crecer y afectar con cierta intensidad puntos del sur de la provincia, desde la tarde del miércoles, el aumento de la inestabilidad como consecuencia de ese aire frío en capas altas de la atmósfera, podrá formar también desarrollos convectivos en zonas montañosas. Estas tormentas serían de menor intensidad y extensión que las que podrían darse a partir del próximo jueves, pero podrán dibujar nubes de cierta consideración en áreas serranas de toda la provincia.

Como siempre será la suerte quién determine la lotería de las tormentas, pero no sería descabellado pensar que ya en la primera semana de septiembre, la lluvia volviese a visitar la provincia tras la larga sequía de 2019.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats