Temporal en ciernes: semana de lluvia, viento y nieve

.

Tras los 21.4 °C registrados la tarde del pasado sábado en el observatorio del aeropuerto de Córdoba, cuando el tiempo parecía querer encaminarse hasta el edén primaveral, desde el norte peninsular la llegada de una profunda borrasca de origen polar nos sumergirá de lleno en el invierno puro y duro. Una entrada de norte de la que se estudia en los manuales de meteorología, que arrastrará una buena cantidad de humedad tras su recorrido marítimo y que hará bajar las temperaturas lo suficiente como para que los 'episódicos' chubascos posteriores tiñan de blanco puntos de cotas medias y bajas del interior peninsular.

Borrasca marítimo-polar

Transitando los meses de noviembre a marzo, la llegada de borrascas desde el norte hasta la península Ibérica supone un entretenimiento meteorológico para los amantes del frío y la nieve. Las entradas, pueden derivar en dos tipos de episodios según sea el origen y naturaleza de la masa de aire. Por un lado de mucho frío pero muy secas, de intensas heladas en el interior peninsular, y por otro de descenso marcado de temperaturas pero acompañado además de humedad en capas medias. Las primeras, las conocidas 'siberianas' necesitan de otros factores, más complejos y difíciles de dar, para que deriven en situaciones de nevadas generalizadas, pero las segundas, por su propia naturaleza, suelen dejar intensas nevadas en la mitad noroeste de la Península, y que según la intensidad y evolución posterior pueden llegar a dejar precipitaciones y nevadas moderadas en la mitad sureste.

Y será el segundo tipo de entrada, el que con más asiduidad tiende a dejar nieve en cotas medias, el que quiera afectarnos de cara al próximo fin de semana. Antes la configuración atmosférica en el Atlántico Norte ya permitirá que desde la jornada del martes, los paraguas vuelvan a abrirse en puntos que han visto muy poca agua desde que arrancase el año. Y es que el paso de una baja secundaria por el norte peninsular durante el martes, y su posterior profundización, servirán de punto de arranque a una semana dominada por la lluvia, y que acabará desembocando en el primer episodio de lluvia, viento y nieve generalizado del año en la práctica totalidad de la península Ibérica.

La responsable, el paso desde el jueves de una vaguada por la península Ibérica asociada a una profunda borrasca de origen polar, que provocará un acusado descenso de las temperaturas en capas medias, con lluvias moderadas en casi toda la Península, que podrían ser en forma de nieve en cotas medias y bajas del interior. Una entrada de libro que vendrá además acompañada de fuertes rachas de viento y que podrían complicar mucho las primeras horas del fin de semana en buena parte del territorio peninsular.

Días de frío, lluvia, viento, e incluso nieve

Córdoba, aún en su papel de provincia sureña poco expuesta a auténticos rigores invernales, tiene características latitudinales y orográficas para competir en la liga invernal con las compañeras del norte peninsular. La media en el norte y sur de la provincia de días de nieve al año, da para que al menos 1 de los 365 vea el blanco elemento cubrir su superficie. Ese día podría darse entre el viernes y sábado próximo cuando la entrada polar barra la Península de noroeste a sureste. Un episodio que casi tiene asegurada una buena regada durante la jornada del viernes, y que antes vendrá precedida por la vuelta de la lluvia y un progresivo descenso en las temperaturas que sirvan de anticipo a lo que pueda ocurrir durante el fin de semana.

Así, si la semana va a comenzar como continuación de la anterior, con cielos rasos y temperaturas moderadas, desde la tarde del martes los cielos de la provincia se irán enmarañando, hasta poder dejar alguna lluvia débil a últimas horas de la jornada, siendo más probables en el norte. Lluvias que con mayor intensidad tendrían continuación en la noche del miércoles al jueves, y que presentarían su máximo apogeo durante la jornada del viernes con la llegada del frente frío asociado a la advección polar.

Un viernes que podría registrar acumulados de entre 10 y 15 litros y que dejará un brusco descenso en temperaturas a su paso, que se notará muy especialmente en unas máximas que podrían quedar en el entorno de los 10 °C, y mínimas que volverán a coquetear con la helada. Fuerte será también el viento asociado al paso de la vaguada, con rachas de viento que serían especialmente intensas durante la madrugada del viernes, de más de 60 km/h. Ambiente gélido para un viernes que podría cerrar la jornada con la posibilidad de algún chubasco disperso, que pudiera ser de nieve en cotas medias de la provincia, también durante la jornada del sábado. Un episodio aún por definir pero que presenta ingredientes para que esta vez sí, deje las primeras nieves en la provincia cordobesa.

Puede seguir a Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats