Lince avistado en Adamuz, en plena Sierra Morena

La unidad canina de la Policía Autonómica de Andalucía, acompañada de agentes de Medio Ambiente, inició este miércoles la búsqueda de un lince ibérico en la zona del parque natural de Cardeña Montoro. El animal perdido es uno de los que porta radiotransmisor y, por tanto, está intensamente vigilado. Desde hace días, el radiotransmisor ha dejado de emitir las correspondientes señales, por lo que se teme lo peor, confirman las diferentes fuentes consultadas por este periódico.

Otras fuentes enmarcan la búsqueda dentro de la normalidad de este tipo de situaciones. Aunque colectivos ambientalistas inciden en que el problema puede estar, precisamente, en que el animal haya podido ser abatido por un cazador o por el dueño de algún gallinero de la zona.

De hecho, no se trata de una situación excepcional. En los últimos meses, la Guardia Civil, a través del Seprona, ha iniciado varias investigaciones tras el hallazgo de radiotransmisores abandonados, pero sin los linces. Los cuerpos de estos animales no fueron encontrados nunca más, por lo que los agentes sospecharon que fueron cazados.

El conflicto entre los linces se está extendiendo en algunas zonas habitadas, donde acaban por entrar en gallineros en busca de alimento. La falta de conejos suficientes en las zonas de reintroducción del lince ibérico está provocando que cada vez más se adentren en los núcleos urbanos. En algunos casos, los dueños de los gallineros tratan de protegerlos con trampas.

De hecho, en la provincia de Córdoba en los últimos años se han registrado episodios en los que se ha podido captar a estos felinos en gallineros de la zona norte, donde los ganaderos de Adamuz denunciaban que habrían matado hasta 800 gallinas después de quedarse sin su alimento principal, el conejo, cuya población se ha visto mermada por una enfermedad. Más de medio centenar de granjas de gallinas de la zona se vieron afectadas cuando -según declaraban hace un par de años los ganaderos-, cada tarde veían hasta “ocho o diez linces ibéricos merodeando el pueblo”.

Para Ecologistas, actualmente hay más linces “desaparecidos” por causas asociadas a ese conflicto con las poblaciones humanas que por la actividad cinegética y reclaman una solución en una doble vía: por un lado, trabajar en la reparación y seguridad de los gallineros, de manera que no se vean afectados por los linces y, por otro lado, establecer programas comarcales para el aumento y la regulación de la población de conejos, de manera que siga siendo el alimento principal del lince ibérico.

Etiquetas
stats