Suben las temperaturas... y se caen las naranjas: plan de emergencia en Sadeco

.

Suben las temperaturas y bajan las naranjas. No es la bolsa, es la madre naturaleza, que además pone en alerta a la empresa municipal Sadeco, que se ve obligada a aplicar un plan de emergencia para que la ciudad no se llene de frutos tirados por los suelos. Con el calor, madura el fruto que empieza a desprenderse de manera masiva de los miles de naranjos amargos sembrados en la ciudad.

Fuentes de Sadeco han reconocido que a partir de este jueves se activará un plan especial de refuerzo a las patrullas que ya trabajan en tratar de acotar lo que año a año se convierte en un problema: miles de naranjas aplastadas sobre la acera o el asfalto de cualquier punto de la ciudad.

Hasta ahora, las naranjas en Córdoba se han recogido de dos maneras diferentes. Hasta hace unos años, se concedía a empresas privadas la recogida para la producción posterior de mermelada. Sin embargo, a estas empresas ya no les salen las cuentas, y es más caro recoger las naranjas y fabricar la mermelada que comprarlas directamente a los productores. Por ello, el Ayuntamiento optó por que la recogida de la naranja la hicieran los parados de larga duración contratados en los planes de empleo extraordinario.

Este año no ha habido un plan de empleo extraordinario que haya coincidido con la época de maduración de las naranjas (febrero y marzo, principalmente). Por ello, Sadeco ha tenido que crear equipos propios, salidos principalmente de la bolsa de empleo de la compañía. Estos equipos ya han recogido casi todas las naranjas del casco histórico de la ciudad y de dos tercios del barrio de Cañero. Ahora serán reforzados y se desplazarán a los barrios. El primer equipo especial arrancará el jueves en el Campo de la Verdad.

La recogida de la naranja directamente del árbol no es rápida. Pero una vez que el fruto está en el suelo puede ser hasta peligroso, de ahí que sea una prioridad para la empresa municipal trabajar lo antes posible en la limpieza viaria. Por ello, se reforzarán todos los equipos del barrido de calle.

Por otra parte, fuentes municipales han destacado que este año ha habido dos empresas interesadas en recoger la naranja para crear la mermelada amarga después. Finalmente, y pese a los intentos, ninguna de las empresas lo ha hecho. Por eso, muchos en el Ayuntamiento se preguntan si no habría sido más práctico que en vez de naranjos amargos en la ciudad se hubiesen sembrado miles de naranjos dulces. Así, al menos, esas naranjas se podrían comer y lo más probable es que hubieran sido recogidas por muchos ciudadanos anónimos (como ocurre en algunos parques públicos de la ciudad).

Las naranjas amargas que recoge Sadeco no se tiran a la basura. La empresa pública fabrica con ella el compost que posteriormente sirve para abonar cultivos.

Etiquetas
stats