Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana Domingo, 16/06/2024

INTELIGENCIA ARTIFICIAL
La Inteligencia Artificial se va de Patios

Imágenes del perfil Canela Veneno.

Juan Velasco

0

Se pueden llenar los patios y las callejuelas de Córdoba de hipsters, toreros, turistas, queers, pijos, modernos y hasta un perro labrador sin que le molesten a nadie. Claro que para eso hay que recurrir a la tecnología. Eso parece haber entendido Canela Veneno, un curioso perfil de Instagram, uno de los primeros que aplica la Inteligencia Artificial (IA) para crear imágenes turísticas en Córdoba, y cuyo resultado, volcado en los últimos días a la red social, es, cuanto menos, sorprendente.

Detrás de este perfil está Bony Gutiérrez-Ravé, un diseñador cordobés (y disc jockey, búsquenlo como Bony Stuche) que lleva años indagando en el mundo de la inteligencia artificial y sus aplicaciones en las artes gráficas. Gutiérrez-Ravé cuenta a Cordópolis que la idea del perfil surgió casi de forma espontánea. 

“Llevaba un par de años trabajando en este campo y cuando le enseñé las imágenes a mi mujer, fue ella la que me dijo que las subiera a Instagram”, explica el creativo, que ha volcado más de 200 imágenes en apenas unos días. Y no es algo tan sencillo como parece. El autor explica que, para llegar a cada una de ellas, ha tenido que hacer antes un centenar de pruebas, en las que es fácil que la IA falle y muestre menos dedos en una mano, ojos bizcos o un cuello más largo de lo aceptable.

Gente demasiado guapa

Aunque lo más complejo, según explica, es sacar a gente normal. “La mayoría de las veces saca a gente guapa. Ya no a gente fea, es que lo difícil es sacar a gente normal”. Esto es algo que se percibe en la página: las imágenes muestran a gente que parecen más modelos de catálogo publicitario que visitantes a los patios, la Mezquita o las callejas de Córdoba.

“De hecho, estoy seguro de que si metiera fotos reales alternándolas con fotos de la IA y la gente no podría adivinar cuál es cada una”, apostilla el creador, que añade que ha querido darle un carácter local al decorado, como si fuera capaz de generar un universo paralelo al Mayo Festivo, perceptible también en los trajes, probablemente donde la Inteligencia Artificial se ha esmerado más a la hora de ofrecer resultados sorprendentes.

Detrás de toda la idea está también un artículo que leyó en un periódico, la del fotógrafo que ganó el primer premio del Sony World Photography Awards 2023 con una imagen generada por IA. “Este hombre ha acuñado un término: Promtografía, porque le das órdenes a la IA, y ella va aprendiendo poco a poco”, reflexiona Gutiérrez-Ravé, que apunta que la tecnología ha llegado a un punto en el que va a tocar reinventarse en todos los sectores del arte gráfico o visual.

En su caso, más allá del punto folclórico que ha dado a Canela Veneno, este diseñador está estudiando otras aplicaciones, como las de generar imágenes bajo demanda. Para ello pone como ejemplo una idea en la que ha estado trabajando en las últimas semanas: ser capaz de generar imágenes de eventos histórico que no fueron fotografiados.

“Estoy trabajando ahora en crear por ejemplo una imagen del paso de Josephine Baker por el Gran Teatro, que sabemos que estuvo pero no hay ninguna fotografía”, relata, aprovechando que el Gran Teatro está celebrando este año el 150 aniversario de su apertura.

El diseñador tiene claro que la herramienta tiene sus pros y sus contras: “Sus aplicaciones en el mundo creativo son ilimitadas, aunque da un poco de miedo, si te soy sincero”, se confiesa el creador detrás de Canela Veneno, que apunta que, por el momento, la IA sigue obedeciendo sus órdenes. 

Aunque, todo sea dicho, cuando se le contactó por primera vez para hablar del reportaje, hasta el propio Gutiérrez-Ravé bromeaba presentándose ante el periodista como Skynet, la Inteligencia artificial que dominó a los humanos en la saga Terminator. Así que, si nos lee desde el futuro John Connor, que sepa que todo pudo empezar en los Patios de Córdoba.

Etiquetas
stats