Esperanza Gómez: "Los grandes partidos siempre han tenido Andalucía como un peón de su política nacional”

Entrevista a Esperanza Gómez, líder de Más País Andalucía

Esperanza Gómez (Sevilla, 1974) es la coordinadora general de Más País, el proyecto político de Íñigo Errejón, en Andalucía. Espoleados por el buen resultado de la marca en las recientes elecciones de la comunidad de Madrid -donde han desbancado al PSOE y se han convertido en la primera fuerza de la oposición a la presidenta Isabel Díaz Ayuso bajo el liderato de Mónica García-, Más País reivindica su proyecto propio en Andalucía y encara el reto de crecer y asentarse como una formación con sello distintivo entre las fuerzas progresistas en la comunidad autónoma andaluza.

Entre reuniones con afiliados y encuentros sectoriales de trabajo en su visita a Córdoba este lunes, esta doctora en Derecho y profesora de la Universidad de Sevilla, exparlamentaria andaluza por Podemos y exsenadora por Adelante Andalucía, habla con Cordópolis.

PREGUNTA: ¿Cuál es la carta de presentación de Más País Andalucía para quien no conozca esta formación?

RESPUESTA: Yo diría que somos una fuerza progresista que tiene en el ADN la justicia social, por supuesto, pero teniendo claro que la justicia social solo va a venir de la mano de una transición ecológica. Por eso somos un partido verde, porque nos parece que la única manera de conseguir una sociedad más justa es a través de un cambio en la manera en que nos relacionamos con nuestro entorno, qué consumimos, qué producimos...Y, bueno, ese es el objetivo fundamental y con esa ilusión nos presentamos.

P. La población en general tiene en el imaginario a Más País asociado a la figura de Íñigo Errejón, también a Mónica García con las recientes elecciones en la comunidad de Madrid. ¿Cuál es la estrategia para difundir que existe Más País Andalucía?

R. Para empezar a mí me gusta siempre destacar que nosotros somos un partido que se enmarca dentro del proyecto de Más País, sin duda, pero que nace en Andalucía y que se dirige desde Andalucía. Eso me parece importante. Porque aunque los retos que tenemos son comunes, también me parece que hay que darle una respuesta específica desde los territorios. No es lo mismo la realidad madrileña que la andaluza, claramente. ¿El reto? Nosotros decimos que somos un partido de escucha. Entonces, ahora lo que nos toca y hasta cuando sea las elecciones, es reunirnos con muchos actores sociales, tratando de ver qué echan en falta en las políticas públicas que hoy se desarrollan y qué necesitan. Y en eso estamos, la verdad, con una agenda de reuniones que es impresionante.

P. Hablaba antes del peso del mensaje verde en el discurso de Más País Andalucía. ¿Cuáles son los principales ejes de ese discurso?

R. Justicia social y feminismo.

P. ¿Y cómo se desarrollan?

R. A nosotros nos parece que vivimos en una sociedad en que se ha instalado la precariedad de manera absolutamente normal y que ya, a lo máximo que en Andalucía puede aspirar un joven es a tener un trabajo precario que, con suerte, le permita irse de su casa a los 35 años. Ya lo de tener hijos y desarrollar su vida independiente me parece que es como una panacea. El no tener que irte de tu tierra se convierte casi en el máximo anhelo, cuando no quieres irte, obviamente. Yo siempre digo que nosotros nos permitimos soñar una Andalucía diferente. Después de más de 40 años desde que se aprobó la Constitución, seguimos manteniendo las mismas cuotas de desigualdad con el resto de España. Obviamente ha habido avances, pero ha habido avances en toda España.

¿Por qué seguimos en el furgón de cola de todo? Yo quiero pensar que eso no es una maldición bíblica sino que se debe, básicamente, a dos cosas: una, que los grandes partidos cuando han gobernado, en este caso el PSOE en Andalucía pero también el PP cuando ha gobernado España, siempre han tenido Andalucía como una parcela más o como un peón de su política nacional. Y nunca han pensado en los intereses de los andaluces, han pensado en los intereses generales en España y, a Andalucía, a veces se podía renunciar a ella pues convirtiéndola, dentro de su plan de crecimiento, por ejemplo, pues en el resort de Europa. Aquí, que vengan los turistas ingleses a tomarse cañas, ir a la playa barata y que los andaluces sean camareros. ¿Qué más quieres?

Eso, por un lado. Y por otro, durante muchos años de gobierno socialista, yo creo que llega un momento que el único objetivo que tiene el gobierno socialista es mantenerse en el poder. Y pierde el objetivo de transformar Andalucía o hacerla mejor. Entonces, si tienes una red clientelar que vas manteniendo, no te preocupas.... no tienes ambición para tu tierra. ¿Por qué nosotros somos los que somos? Porque nadie ha pensado con ambición en Andalucía. A mi me gusta pensar que nosotros vamos a ser la fuerza política de referencia de quienes sueñan una Andalucía diferente. No es algo fácil, no es algo a corto plazo, no lo haces tú solo….Somos realistas. Pero me parece que no podemos estar condenados a ser lo que somos ahora mismo. Y que nuestro único beneficio, que nuestra capacidad de mejora vaya a ser: ‘Al pasar la pandemia vienen turistas otra vez’. No. Que vengan turistas está bien, pero el turismo no puede ser el único motor o el principal motor de la economía.

Hemos ido desindustrializando toda Andalucía y, sin embargo, nadie ha dicho nada. Pasó con Linares, ahora pasa con Airbus, ha pasado con Abengoa…y va a seguir pasando. Y yo creo que es que nadie piensa que aquí podemos hacer algo distinto a servir cañas y ser el sitio de playa barato del resto de Europa.

P. ¿Cómo se puede implementar ese discurso para que Andalucía no ocupe la posición que tiene en desempleo, desigualdad y pobreza?

R. Para empezar, creyendo en ella. Eso pasa por implementar planes a medio plazo. A mí me gusta mucho decir una frase que es: Hay que pensar en la próxima generación y no en la próxima elección. Eso es muy difícil, porque cuando haces planes a medio plazo no tienen rédito en el corto y entonces el poder público piensa que va a perder las elecciones y no piensa nunca más allá. Sobre todo porque los planes a medio plazo, a veces a corto plazo son difíciles de vender y asimilar.

Nuestra idea es que tenemos una gran potencia energética, creo que eso lo sabe cualquiera, pero que no puede quedar en manos de las cuatro compañías eléctricas de siempre para que sigan haciendo negocio. Es decir, nosotros tenemos que ser capaces de generar energía para nosotros y para exportar. Tenemos que ser capaces de hacer una industria de rehabilitación de vivienda, por ejemplo, pero que no pase por que compremos los paneles en China y los instalamos aquí. Sino que a lo mejor hay que pensar que se pueden hacer aquí. Y no se puede competir con otras economías, por ejemplo como la china, a base de ver quién produce más barato. Eso es un modo de vida que te lleva a la precariedad y que acaba haciendo que cualquiera que tenga la posibilidad o quiera mejorar acabe yéndose a Madrid.

Por tanto, transición ecológica sin duda, crear toda la industria que tiene que ver con eso y con la rehabilitación de viviendas y producción de energía, teniendo claro que lo que no podemos es cambiar la energía que hay ahora por la verde dejándola en manos de las mismas cuatro empresas que sigan haciendo negocio. Ahora hay mucha polémica con eso y creo que hay que dejarlo claro.

P. Hemos tenido ya movimientos electorales en otras comunidades autónomas. Hasta las próximas elecciones en Andalucía, sean cuando sean, ¿cuáles son los retos que afrontan?

R. El principal es crecer, crecer y crecer. Y creo que va bien. Ya tenemos presencia en las ocho provincias. Estamos más fuertes en las cuatro provincias en las que nos presentamos en las elecciones y en Córdoba también diría yo. Tenemos una presencia importante. Y en el resto estamos consiguiendo que se sume mucha gente, sobre todo, a raíz de las elecciones madrileñas. Hay que reconocer que ha sido un revulsivo porque, de pronto, se ha visto algo que nosotros veníamos desde hace tiempo diciendo, que podríamos ser una alternativa progresista al PSOE -obviamente aquí con modestia porque no tenemos representación parlamentaria y eso lleva su tiempo y requiere mucho trabajo y esfuerzo-, pero yo creo que mucha gente ha empezado a moverse. Ha empezado más gente a afiliarse, a llamar, a escribirnos.. y estamos en pleno proceso de eso, de expansión.

Ese es el primer reto. Y el segundo, hacer que la ciudadanía sepa que y conozca cuál es nuestro proyecto. Y eso, cuando uno no tiene representación parlamentaria no es fácil, no tienes tanto acceso a los medios pero bueno, para eso estamos, llevándolo y haciéndolo con esfuerzo, teniendo muchas reuniones y contándole a la gente de primera mano cuál es tu proyecto en los distintos sectores con los que te reúnes.

P. ¿Cuál es el sello distinto dentro del abanico de la izquierda que puede tener Más País Andalucía?

R. A mí no me gusta situarme en el abanico de la izquierda. A mí me gusta decir que nosotros somos una fuerza progresista, en la que queremos ampliar el campo de nuestros potenciales votantes. Y el sello progresista sin duda es lo verde. Como una manera no solo de relacionarnos con el medio ambiente -no porque no sea importante- sino como la única manera de alcanzar la justicia social. En un momento, por ejemplo este verano, en el que ya nos están diciendo que vamos a tener un verano mucho más cálido, donde la luz cuesta lo que cuesta en las horas centrales del día. A mí me gustaría saber, gente que apenas llegas a fin de mes o que cobra una ayuda de 400 euros, cómo paga el aire acondicionado o un triste ventilador en Córdoba, con 40 grados en agosto. Porque hay gente que no tiene para irse de vacaciones y parece que eso se olvida. Pues bueno, nuestro sello distintivo es que queremos una transición ecológica justa pero sabiendo que eso va a acabar repercutiendo y es la única manera de acabar consiguiendo la justicia social.

P. ¿Van a pactar con los andalucistas de Teresa Rodríguez como apuntó Errejón?

R. Si se refiere a, antes de las elecciones, a llegar a un acuerdo, nosotros estamos formando un proyecto propio, bien definido, que yo creo que tiene poco que ver con el de Teresa Rodríguez. Con lo cual, ese pacto sería complicado porque me parece que respondemos y tenemos líneas estratégicas e ideológicas distintas. Con lo cual eso me parece difícil.

Ahora bien, llegados al Parlamento, nuestro objetivo tiene que ser desalojar al gobierno de las tres derechas. Y si eso pasa por llegar a acuerdos con otras fuerzas que pueden ser Unidas Podemos en Andalucía o Andalucía No se Rinde si entrara en el Parlamento o incluso el PSOE. Ahí sí vamos a estar nosotros. Eso lo tenemos claro.

P. ¿Con Unidas Podemos también?

R. Hombre, para desalojar al gobierno de derechas, claro, claro. Nos parece que eso es lo que quiere la ciudadanía que vota fuerzas como las nuestras.

P. ¿Cree que hay un nuevo andalucismo?

R. A mí lo que me parece es que hay un resurgir de un sentimiento y es que los grandes partidos quizás no han sabido darle a Andalucía, ante los grandes problemas, la respuesta que merece. Yo sí creo que es importante tener una presencia andaluza en el Congreso de los Diputados. Pero me parece que quedarte ahí no da respuesta a todo.

Yo quiero participar en el destino de España, no solo en el destino de Andalucía. A mí me parece que no puedes dar respuesta a los problemas de España si no tienes un proyecto integral de país. Y eso no se consigue con una fuerza que aunque llegue a Madrid se queda en Despeñaperros. Entonces nos parece, por eso, fundamental el proyecto que estamos construyendo, como una federación de organizaciones autónomas.

P. ¿Pueden las fuerzas progresistas afrontar con garantías las elecciones andaluzas frente a la derecha si cada proyecto va por su lado?

R. Yo entiendo que sí. A mí me gusta pensar que esto es como un menú en el restaurante, que lo que hace es dar más opciones. Normalmente, ¿cuándo gana la derecha? Cuando el electorado progresista se queda en casa. Yo creo que eso es más o menos así. ¿Qué podemos hacer nosotros? ¿Qué ha pasado en Madrid en un momento muy difícil? Pues que gente que se podía quedar en casa porque las alternativas clásicas que ya conocen no les satisfacen, podríamos arrancarlo y llevarlo a votar. Recordemos que la primera vez que se presenta la derecha fragmentada en Andalucía gana las elecciones, la primera vez. Habrá quien diga que es la desmovilización de la izquierda, y es posible, y la abstención. Pero nosotros venimos a sumar, yo no creo que vengamos a restarle a nadie. Y además yo creo que el proyecto es lo suficientemente distinto como para no tener que andar compitiendo.

P. ¿Cuál es la aspiración de Mas País Andalucía de cara a esas elecciones andaluzas?

R. Entrar en el Parlamento andaluz con grupo parlamentario. ¿Con qué porcentaje de votos? No sabría augurarlo... pero es verdad que creo que tenemos opciones reales de entrar por varias provincias, entre ellas Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
22 de junio de 2021 - 05:30 h