Una denuncia en Madrid deriva en inspección a una denominación de origen por decir que el aceite de oliva es saludable

Nueva Carteya, en un vídeo de la DOP Aceite de Baena.

Una denuncia de oficio formulada por un técnico de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha llevado a una inspección de Sanidad de la Junta de Andalucía para comprobar un presunto uso irregular de la información nutricional y sanitaria que ofrece en su web el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Aceite de Baena, en Córdoba.

La situación es tan rocambolesca que el secretario general de la Denominación, José Manuel Bajo, no puede evitar bromear sobre una investigación que parte de una denuncia efectuada el 20 de septiembre en Madrid, que ha motivado una inspección sanitaria en Córdoba, en una entidad que ni siquiera es una organización comercial. “Podría plantearse como una nota cómica si no fuera porque es un capítulo más de la persecución que sufre el aceite de oliva por parte de las autoridades de la Unión Europea (UE)”, señala Bajo a Cordópolis.

El texto que ha motivado la denuncia es el siguiente: El Aceite de Oliva Virgen Extra, como lo es el de la D.O. Baena, ayuda a mantener una dieta equilibrada y una buena salud ya que, entre otros muchos beneficios, regula los niveles de colesterol, controla la hipertensión y reduce los riesgos de infarto, entre otras cosas, por lo que supone una fuente inagotable de salud que retrasa el envejecimiento del organismo y nos lleva a disfrutar la vida con el mejor sabor de nuestra tierra.

A partir de ese texto, Bajo explica que un técnico de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid estimó “de manera desafortunada” que se estaba incumpliendo la normativa sanitaria europea (que lo que prohíbe es publicar este tipo de información en los envases) y que, por lo tanto, había que retirarlo de la de la web de la Denominación de Origen de Baena, una entidad que, según la Ley de Calidad Andaluza, tiene entre sus funciones informar de la calidad de los productos asociados a esta marca.

Una marca que abarca una superficie de 60.000 hectáreas de olivar y aglutina a una treintena de entidades (contando almazaras, comercializadoras y envasadoras) de ocho localidades distintas de Córdoba (Albendín, Castro Del Río, Luque, Nueva Carteya, Zuheros, Baena, Cabra y Doña Mencía).

Un “ataque al derecho a la información”

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Baena se dedica básicamente a vender las bondades del producto. De manera que la sorpresa fue mayúscula cuando el pasado 18 de enero un inspector de sanidad apareció por sorpresa en la sede del Consejo Regulador en respuesta a la demanda hecha desde la Comunidad de Madrid. Una demanda que el secretario general de la DOP considera que acabará en sobreseimiento.

Para empezar, aclara que el Consejo Regulador “no es una entidad mercantil y no vende Aceite de Oliva” y, por lo tanto, el reglamento comunitario, “tanto en letra y espíritu no es de aplicación” para una entidad así. Pero es que, más allá de esta cuestión, que entienden que es suficiente para la desestimación, la DOP ha defendido que, de atender la denuncia de la Comunidad de Madrid, se estaría yendo contra “el mismo derecho a la información”.

“Vamos a defender ahora y siempre que el aceite de oliva virgen extra es bueno para la salud porque hay centenares de estudios científicos que así lo corroboran y porque, a pesar de que está más que demostrada la veracidad de esta afirmación, todavía hoy hay empresas que no pueden ponerlo en sus etiquetas. Al mismo tiempo, se permite a otras compañías decir que un determinado lácteo es bueno para el colesterol”, afirma Bajo, que advierte de que, en caso de que se sancione al Consejo Regulador, se irá “al tribunal más alto que haya”.

Todo para cambiar una normativa que, como ha indicado, considera injusta. “Por esto mismo se podría sancionar a nuestras empresas: por decir lo que dicen cientos de informes científicos y sanitarios”, añade. Además, vincula esta denuncia con las presiones para que España adopte el sistema de etiquetado Nutri Score que, según señala, “considera que el aceite de oliva es igual que el aceite de colza”.

Este periódico ha contactado con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que no ha hecho declaraciones sobre estos hechos.

El PSOE califica los hechos como “intolerables y reprochables”

Por su parte, el PSOE de las localidades de Baena y Albendín exigirá la retirada de la denuncia, que califican “como intolerable y reprochable”. “No vamos a permitir que se ataque al sector del aceite, a los agricultores, a empresarios y trabajadores del campo, por divulgar datos respaldados por la comunidad científica, y que son una evidencia de que nuestro aceite es un aceite de calidad con demostrados beneficios para la salud”, señalan los socialistas en un comunicado.

Desde el PSOE piden a la alcaldesa de Baena, Cristina Piernagorda, como máxima representante del ayuntamiento, que exija de manera inmediata una rectificación por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid, al tiempo que reprochan su actitud “cuando el pasado viernes, teniendo ya conocimiento de esa denuncia, guardó silencio”.

En opinión de los socialistas, “es curioso que no aprovechase la rueda de prensa que ofreció ese día para alzar la voz en la defensa del aceite de oliva virgen extra”, prueba inequívoca de que “antes de criticar las denuncias hechas por sus compañeros del Partido Popular, prefirió insultar y atacar a representantes del PSOE en la comparecencia que reconocía que había dejado de ejecutar 8,5 millones de euros del presupuesto municipal”.  

Los socialistas han anunciado que presentarán una moción al próximo Pleno de la Corporación Municipal, para que todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento de Baena “se posicionen del lado del sector del aceite de oliva, de los agricultores y trabajadores del campo y de la Denominación de Origen Baena, de manera inequívoca”.  

Etiquetas
stats