Córdoba vuelve a oler a petricor en una mañana en la que han caído más de diez litros

Vuelve la lluvia a Córdoba

Petricor no es una marca de petróleo cordobesa. Petricor es el nombre que recibe el olor a tierra mojada tras un periodo seco. Y eso es lo que están percibiendo los cordobeses desde primera hora de la mañana de este martes. Y era un olor que llevaba más de un mes sin notarse en Córdoba, cuando una tormenta de verano dejó algo de lluvia en la ciudad.

Lo que en su día fue un huracán, después se convirtió en tormenta tropical y devino en borrasca ha llegado a las latitudes cordobesas dejando unos notables acumulados de lluvia. Un ejemplo claro es lo que ha registrado el observatorio principal que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene en el Aeropuerto de Córdoba. A las 12:30 había anotado 10,2 litros de precipitación.

La lluvia ha llegado a la provincia de manera irregular. En los observatorios del sur, como en Doña Mencía, apenas se han recogido más de cuatro litros en la mañana de este martes. En el Valle del Guadalquivir, destacan los más de 13 litros de Fuente Palmera, o la decena de Montoro, datos similares a los de Córdoba. En la zona norte, en Villanueva de Córdoba no se han llegado a los diez litros.

No obstante, los mayores acumulados se han recogido en la red de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir a través del SAIH. Así, en Sierra Boyera, el embalse al que más le hace falta la lluvia, se han anotado 17 litros. Cerca, en la aldea de Ojuelos Altos, de Fuente Obejuna, se han medido más de 20 litros en la mañana de este martes.

Estas precipitaciones están lejos de las anotadas en otros puntos del occidente andaluz, como en Carrión de los Céspedes, en Sevilla, donde se han superado los 50 litros, o los más de 30 litros de Cazalla de la Sierra, también en la provincia sevillana.

La borrasca ha llegado sin provocar incidencias reseñables en Córdoba. En la capital no se han anotado fuertes rachas de viento. La temperatura, eso sí, no ha pasado de los 21 ºC de las 8:00 de la mañana, pero con una alta sensación de bochorno debido a la elevada humedad en el ambiente.

Etiquetas
stats