Cajasur mejora un 20% su resultado hasta alcanzar los 15,9 millones en 2021

Sede central de Cajasur en Córdoba

Cajasur ha cerrado el pasado ejercicio 2021 con un beneficio de 15,9 millones de euros, lo que representa un incremento del 20 por ciento respecto a 2020, que es también el porcentaje en que ha aumentado, en concreto en un 21,1 por ciento, el beneficio neto del Grupo Kutxabank, al que pertenece la entidad con sede en Córdoba, que ha obtenido 216,5 millones de beneficio en 2021, gracias a la evolución del negocio recurrente, destinando 278,7 millones de euros a provisiones.

Así lo ha destacado Cajasur en una nota, resaltando que el Grupo Kutxabank ha cerrado 2021 con ese incremento en los beneficios, tras batir todos sus récords en la comercialización de productos y servicios bancarios clave, lo que le ha permitido continuar ganando cuota de mercado y fortalecer su posicionamiento.

Esta evolución positiva se ha logrado en un entorno de lenta recuperación de la economía, en el que el Grupo da por cumplidos los objetivos que se había marcado, en cuanto a ingresos, reducción de gastos y gestión de riesgos. Además, una de las claves del ejercicio se ha basado en la pujanza del negocio 'core' que, una vez más, ha compensado la presión a la baja que han ejercido los tipos de interés en negativo.

De hecho, los ingresos bancarios recurrentes crecieron un 8,2 por ciento, impulsados por el fuerte volumen en la comercialización de productos, servicios y seguros. A ello se suma que los recursos de clientes se han elevado un ocho por ciento, y los recursos fuera de balance representan más del 37 por ciento del total administrado. Así, se mantiene como la cuarta mayor gestora de patrimonios del mercado, con un volumen de negocio superior a los 32.000 millones de euros.

La entidad ha incrementado el pasado ejercicio en un 7,5 por ciento la inversión crediticia productiva, con un avance del 19 por ciento en la contratación de préstamos hipotecarios, del nueve por ciento en préstamos consumo y de un 20 por ciento en empresas e instituciones.

Por su parte, los gastos de explotación se han reducido en cerca de 35 millones de euros, y se ha mantenido el exigente nivel de provisiones y dotaciones, a los que se han destinado los ya mencionados 278,7 millones de euros.

Según ha destacado Kutxabank, su tasa de morosidad continúa como una de las más bajas del sector (un 1,86 por ciento), y el volumen total de activos dudosos se ha reducido un 14 por ciento, hasta situarse en los 941 millones de euros.

Por todo ello, la entidad financiara se mantiene a la cabeza del sector en solvencia de máxima calidad, 17,7 por ciento CET 1 phased-in, tras cumplir con todos los objetivos fijados en los principales indicadores de gestión y, desde su “sólida posición en solvencia y capital”, distribuirá un dividendo entre las fundaciones accionistas que volverá a alcanzar el 60 por ciento del resultado neto.

Etiquetas
stats