El Seprona realizó 165 denuncias durante la temporada de caza

Agentes del Seprona controlan una rehala de perros en la sierra de Córdoba.
Culmina la operación Sierra, en la que la Guardia Civil ha inspeccionado un total de 163 cacerías, de las 500 que han sido autorizadas este año por la Delegación de Medio Ambiente

Como en años anteriores, durante la época de caza mayor recientemente finalizada, la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, fundamentalmente a través de sus Unidades del Seprona, ha tenido activada la operación Sierra, concebida para elevar el clima de seguridad entre los participantes en cada una de las modalidades de este tipo de caza, puesta en marcha a primeros del mes de septiembre de 2014.

Como elemento de refuerzo incorporado a este operativo especial y previo al arranque de la temporada cinegética (11-10-2014), se articularon una serie de dispositivos de servicios en plena época de berrea, orientados a la prevención y detección de episodios de furtivismo que suelen incrementarse en la época de celo de los ciervos.

Fruto de todo este trabajo ha sido la inspección de 163 cacerías entre monterías, ganchos y batidas de las más de 500 autorizadas por la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, articulándose un total de 705 servicios, recayendo el mayor peso en las Unidades del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) que se hallan desplegadas en la zona centro, norte y área de la Subbética.

Como consecuencia de los servicios desarrollados han sido realizadas 792 actuaciones, en las que destacan 163 inspecciones de actividades cinegéticas, 386 controles, identificaciones de vehículos y personas y la denuncia de 165 infracciones administrativas.

Atendiendo a los municipios donde se han realizado mayor número de actuaciones policiales destacan Hornachuelos con 126, Villaviciosa de Córdoba con 107 y Córdoba con 111.

Dentro del campo de las infracciones detectadas destacan las 12 que correspondieron a la vulneración de normativa reguladora de los animales de compañía o peligrosos, con la existencia de rehalas sin seguro obligatorio. Ocho se debieron a infracciones en materia de armas, fundamentalmente en lo que respecta a llevar o poseerlas sin necesidad o sin justificar el motivo, respecto a los episodios de furtivismo tanto consumados o detectados antes de la ejecución. El número mayor de infracciones apreciadas, 131, lo fue por vulneración de normativa reguladora de la actividad cinegética propiamente dicha, donde se pusieron de manifiesto situaciones como la caza sin licencia, caza de noche sin autorización, cazar en línea de retranca o la caza de especies distintas a las autorizadas.

Como consecuencia de esta actividad infractora se han intervenido diez armas de fuego entre rifles y escopetas y nueve ciervos, todo ello puesto a disposición de la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a resulta de la instrucción de los respectivos expedientes sancionadores.

Etiquetas
stats