Fin de semana sin lluvia y con temperaturas de vuelta a los 35 grados

Turistas en la Puerta del Puente y la Ribera | TONI BLANCO

En los primeros compases del otoño, se hace frecuente el dilema matinal en torno al fondo de armario. Las largas noches dejan ya margen suficiente a la atmósfera para rebajar considerablemente el termómetro, empezando a resultar frecuente amanecer con temperaturas cercanas  a los 10 grados. Fresco matutino, casi frío, que poco tiene que ver con las temperaturas alcanzadas a primeras horas de la tarde, cuando el mercurio rebasa holgadamente los 30 grados. Esta dinámica, el popular entretiempo que transita entre las orillas del verano y el invierno, es la que vamos a tener durante un fin de semana en el que incluso las máximas experimentarán un ligero repunte.

Estabilidad anticiclónica

El responsable del tiempo estable, seco, y de fuerte contraste entre máximas y mínimas, es nuestro viejo conocido el anticiclón de las Azores. Las altas presiones atlánticas extienden estos días sus dominios desde el archipiélago portugués hasta el extremo oriental de la cuenca mediterránea. Unos 7000 kilómetros entre extremos longitudinales donde la presencia de nubosidad se convierte estos días en una quimera. Entre medias estamos nosotros, sufriendo las consecuencias de una sequía que por el momento, no tiene visos de querer cambiar de tendencia.

Este panorama será el que entre viernes y domingo domine en la península Ibérica, y que con total probabilidad de prolongue al menos durante la primera mitad de la próxima semana. Un escenario que tendrá al sol como protagonista y donde solo el fuerte contraste entre temperaturas máximas y mínimas pondrá algo de color al desolador panorama meteorológico.

Así, la provincia se enfrente durante el fin de semana a días donde queda completamente descartada la posibilidad de algún tipo de lluvia, donde ni siquiera la presencia de nubosidad sirva para recordar que ya caminamos por territorio otoñal. Las temperaturas en el valle del Guadalquivir incluso experimentarán un ligero repunte, que tendrán en las tardes de sábado y domingo las más calurosas de los últimos días, pudiendo alcanzar de nuevo, e incluso superar, la barrera de los 35 °C.

Las mínimas, gracias a la estabilidad atmosférica, propicia para que se produzcan fuertes inversiones térmicas durante la noche, dejará el termómetro en el entorno de los 15 °C a primeras horas de la mañana. Temperaturas que serán algo más bajas, entre dos y tres grados menos, en el resto de la provincia, oscilando el termómetro en poblaciones como Pozoblanco o Priego de Córdoba entre los 32 grados de máxima y los 13 o 14 grados de mínima.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats