Otra semana sin descanso con un calor persistente que no cesa

Un joven se refresca en una fuente | TONI BLANCO

Última semana de julio tras el día más caluroso del año registrado este domingo pasado. Y el calor que sigue imparable. Tras los 44 °C de ayer, y pese a que este lunes habrá un descenso en las máximas, estas seguirán rondando los 40-42 °C toda la semana en el valle del Guadalquivir y la campiña. Las noches seguirán siendo especialmente cálidas, con mínimas que no bajarán de los 22-23 °C en las afueras y de 25 °C en la ciudad de Córdoba.

La anormal y desapercibida, tanto mediática como oficialmente, persistencia del calor en buena parte del cuadrante sudoeste peninsular desde que empezó julio (aunque se podría incluir la última decena de junio) parece que tendría continuidad también durante la primera semana de agosto. Evidentemente, estamos en plena canícula, época del año en la que -de media- se suelen dar los valores más alto del año. Pero este 2020 va camino de dejar otra pila de récords históricos por calor en varios registros de Córdoba Aeropuerto. Y esta vez sin salidas de tono (ni, hasta hoy, olas de calor), porque no hace falta marcar valores diarios extremos de récord. Un concepto, el de récord, que parece no entenderse bien y que debería usarse exclusivamente para los valores extremos que nunca antes se han dado y no para referirse a que un día es el más caluroso del año (que podría ser récord, o no).

La semana continuará con temperaturas diarias sin récords, que tendrán picos de 25-27 °C a 1500 metros, lo que se traduce en esas tardes de 40-42 °C en superficie. Por la parte baja a esa altitud, no bajarán de 21-22 °C, por lo que las mínimas difícilmente darán respiro abajo. La masa de aire sobre nuestras cabezas seguirá caldeándose con la insolación diaria, aderezada con el viento del este-nordeste hasta mediodía y el remate final de los vientos flojos variables o nulos por la tarde, matadores y solo cortados por episodios del noroeste que limitan, y mucho, las subidas (como pasó el domingo en el entorno de la capital -había caldo para casi 45 °C-). Una masa de aire que tiene pocas probabilidades de que sea desalojada por aire menos cálido a medio plazo. Una situación que ya ocurrió, por ejemplo, en julio de 2015, y que provoca un calor diario sin fin tanto de día como de noche.

En la provincia, como casi siempre, menos calor en el norte y en el sur, pero con matices. Como el de Doña Mencía, que seguirá con las mínimas más altas de la provincia.

Los defensores y las defensoras de "es el calor de siempre", "¿y esto es noticia?" o "es verano y no va a hacer frío" se quedan sin argumentos otro año más.

Fuente: AEMet / Meteociel.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
Publicado el
27 de julio de 2020 - 04:45 h
stats