La sede de Procórdoba no será un hotel y tendrá uso social

Emilio Aumente e Isabel Ambrosio en la Corredera, en una imagen de archivo | TONI BLANCO
La alcaldesa descarta el uso hostelero de las antiguas casas de Doña Jacinta | Se trabaja en un proyecto educativo y académico

La sede de la difunta Procórdoba no será un hotel. Las populares casas de Doña Jacinta, en la plaza de la Corredera, tendrán un uso social, según adelantó ayer la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, en el Pleno del Ayuntamiento. Ambrosio respondía a una pregunta realizada por el concejal de UCOR, Rafael Carlos Serrano, en el Pleno anterior, sobre qué uso tendría finalmente la sede de Procórdoba, cerrada a cal y canto desde hace dos años. El concejal insistía sobre la posibilidad de que el lugar se convirtiese en un hotel.

La alcaldesa descartó que nunca se llegase a plantear esa posibilidad. Al contrario, se refirió a que “estamos detrás de un proyecto que tendrá una utilidad social y cultural para darle vida. Cuando esté hilvanado daremos cumplida cuenta”, expresó la regidora.

Según ha podido saber este periódico, las antiguas casas de Doña Jacinta podrían tener un uso más educativo y académico que finalmente el hostelero. El edificio, con los techos muy bajos, fue descartado para convertirse en hotel u hostal casi desde el principio. Además, el equipo de gobierno plantea otros usos para la plaza de la Corredera más allá de los hosteleros, muy colmatados ya en la zona.

Procórdoba sacó a la venta su sede en abril de 2013 en un intento a la desesperada por conseguir liquidez. La empresa ponía a la venta su sede en las Casas de Doña Jacinta, la única fachada distinta de toda la plaza de la Corredera, por un precio de 1,7 millones de euros. En los años que Procórdoba se mantuvo con vida no encontró ni un solo comprador. Ahora, se trabaja con la posibilidad de que se produzca o una permuta o un convenio de uso.

Etiquetas
stats