El sector de la aceituna protesta ante el consulado de EEUU por sus aranceles

Protesta de Asaja Córdoba ante el consulado de EEUU en Sevilla.

Agricultores, cooperativistas, entamadores, envasadores y representantes del sector de la aceituna se han concentrado en la Plaza Nueva de Sevilla ante el Consulado de Estados Unidos, en una movilización para rechazar los aranceles “arbitrarios e injustificados del Gobierno de Trump a la aceituna negra española y que así se visualice tanto en Washington como en Bruselas”.

Según ha informado Asaja Córdoba en una nota, durante la concentración, miles de ciudadanos han respaldado la propuesta firmando un documento de adhesión y apoyo y, asimismo, ha habido una degustación de aceituna de mesa, repartiéndose gratuitamente más de 5.000 latas de aceituna negra.

La imposición de aranceles definitivos por parte del Gobierno estadounidense a la aceituna negra española, así como el incremento de los mismos hasta en un 60%, pasando de 21,6% a 34,79% de media, “supone un mazazo no sólo para la industria de la aceituna de mesa, sino también para los agricultores aceituneros y para la economía de cientos de pueblos olivareros de Andalucía y Extremadura, entre ellos los de la provincia de Córdoba, cuya zona Sur tiene la zona de la hojiblanca”.

“La supervivencia del sector, amenazada”

El sector de la aceituna negra atraviesa un auténtico calvario con las medidas de la Administración Trump y, si la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos no lo remedia y se confirman los gravámenes el próximo 24 de julio (última oportunidad para el sector español), se verá en una situación enormemente delicada que pone en riesgo su propia supervivencia, asegura Asaja.

En el primer trimestre de 2018 la exportación de aceitunas negras a Estados Unidos ya se ha desplomado en un 42,4% respecto al mismo período del año anterior, pasando de los 6,9 millones de kilos a 4 millones de kilos, con unas pérdidas económicas entre los 6 y los 7 millones de euros, debido a los aranceles aplicados en torno al 21,6% de media. En el otro lado de la balanza, por el contrario, países como Marruecos, Egipto y Turquía han aprovechado las circunstancias y logrado incrementos del 33%, el 50% y más del 82%, respectivamente.

Esta situación extrema es la que ha llevado a agricultores, cooperativistas, entamadores y envasadores a concentrarse ante el consulado de EE.UU. en Sevilla, para pedir la retirada de los aranceles arbitrarios impuestos por el Gobierno estadounidense a la aceituna negra española y para exigir una mayor implicación de la Unión Europea en la defensa de una producción europea amenazada por este giro radical en la política comercial del Gobierno de Trump.

La concentración se ha producido en los días previos a la reunión de la Comisión de Comercio Internacional de EE.UU. (ITC), organismo que tiene la última palabra y que debe revalidar los argumentos de las empresas californianas denunciantes o, por el contrario, puede considerar que las importaciones de aceituna negra de mesa procedentes de España no han causado daño a las empresas de ese país y no constituyen una amenaza para ellas. El ITC se reunirá para tratar este asunto el 10 de julio y su dictamen se hará público el 24 de julio.

La imposición arbitraria de aranceles a la aceituna negra pone en riesgo más de dos millones de jornales y 8.000 empleos directos en uno de los sectores más dinámicos de la economía andaluza, y de manera indirecta se está poniendo en cuestión todo el sistema de ayudas de la PAC en el que se apoya el desarrollo de las zonas rurales de toda la Unión Europea.

El presidente de Asaja Andalucía, Ricardo Serra, ha manifestado que “este es el momento de intensificar la acción diplomática para lograr que EE.UU. entienda que estos aranceles están totalmente injustificados y suponen también un lastre para su propia industria y para los ciudadanos y consumidores estadounidenses”.

Andalucía genera unas 450.000 toneladas de aceituna de mesa, que equivalen al 80% de la producción nacional y al 18% de la producción mundial. Estados Unidos es el primer país extracomunitario en importancia para las exportaciones agroalimentarias españolas y andaluzas. En 2017, España comercializó en el exterior productos alimentarios por un valor superior a los 50.000 millones de euros, de los que prácticamente 2.000 millones provinieron del comercio con Estados Unidos, correspondiendo cerca del 35% de este último importe a la venta de productos andaluces. Es un mercado que no ha parado de crecer y al que Andalucía surte con cerca de 100.000 toneladas de aceituna de mesa anuales, el 68,5% de todas las importaciones estadounidenses de este producto.

Etiquetas
stats