Salen a la luz más irregularidades en el presunto caso de enchufismo de los bomberos

Un bombero actuando en un siniestro en una imagen de archivo. MADERO CUBERO
El propio tribunal incumplía su norma de tener solo en cuenta los informes médicos municipales y no los encargados por los aspirantes en clínicas privadas

Las pruebas para ser bomberos de Córdoba que se realizaron hace cinco años y que están siendo investigadas por supuestos amaños para colocar a familiares y allegados de miembros del cuerpo se amplían. Además de un posible acuerdo para manipular la parte práctica del examen, la acusación particular sospecha que las maniobras para situar a determinados aspirantes en un puesto de privilegio comenzaron antes. En un extracto de expediente fechado el 15 de octubre de 2008, se declara apto a un aspirante al que se había rechazado por no cumplir la prueba de Agudeza Visual necesaria para hacer el examen. Este candidato fue finalmente aceptado tras presentar un informe oftalmológico encargado a una clínica privada. Con esta decisión, el propio tribunal incumplía su norma de tener solo en cuenta los informes médicos municipales y no los encargados por los aspirantes en clínicas privadas.

Solo dos días después, el 17 de octubre de 2008, se declaró apta a la familiar de un bombero de plantilla, cuyo Índice de Masa Corporal (IMC) mínimo tampoco cumplía los requisitos. La aspirante logró la rectificación del tribunal tras varios escritos de protesta, la presentación de distintos informes médicos que contradecían el veredicto del examen . Pero lo más importante es que su insistencia logró que se variase el IMC mínimo para seguir adelante en las pruebas. Así ella pudo seguir adelante con los exámenes.

Entre 2008 y 2009, el Consistorio de Córdoba sacó a oposición 25 plazas para el Cuerpo de Bomberos municipal. Se presentaron más de 1.600 aspirantes, que se enfrentaron a una dura y prolongada oposición. Solo 130 llegaron al último examen, la parte práctica. Ahí siguieron las presuntas irregularidades. Entre todas las preguntas, la número 23 —aparentemente sencilla— quedó en blanco en las pruebas de los siete aspirantes que más nota obtuvieron. Todos ellos, hoy integrados en la plantilla del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), declararon como imputados en la investigación que realiza el titular del Juzgado de Instrucción 4 de Córdoba, José Luis Rodríguez Lainz, centrada en el posible fraude de la prueba para enchufar a los seleccionados. Dos miembros de la Junta de Personal Municipal también han sido declarados imputados.

Etiquetas
stats