Rusia y Turquía analizados como agentes de inestabilidad del orden mundial

.

Dos investigadoras del Real Instituto Elcano han examinado esta tarde en Córdoba el papel de Rusia y Turquía como países de relevancia internacional que actúan como factor de desestabilización del orden internacional. Mira Milosevich-Juaristi, especialista en el área de Rusia y Eurasia, e Ilke Toygür, experta en Asuntos Europeos, han participado en una mesa redonda organizada por la Cátedra Unesco de Resolución de Conflictos de la UCO, dirigida por Manuel Torres.

“Rusia desafía el orden internacional”, ha asegurado sin rodeos Mira Milosevich, que ha citado la anexión de Crimea, tras la guerra con Ucrania, como la vulneración más flagrante de las reglas de juego protagonizada por el régimen autoritario de Putin. En opinión de la investigadora del Real Instituto Elcano, la política internacional de Moscú viene determinada por su voluntad inequívoca de reocupar un papel como potencia mundial, disminuida tras el fin de la guerra fría.

“Rusia compite con EEUU en todos los frentes”, agregó la experta, tal como se observa con claridad en el largo conflicto sirio en Oriente Medio, donde Moscú ha impuesto con éxito su interés regional. Su evidente aspiración expansionista cuenta además con el apoyo de la población y así lo indican todas las encuestas desde los años finales del siglo XX. “El 90% de los rusos le pide a su Gobierno que vuelva a colocar al país como potencia mundial”, remarcó Milosevich. Ese es el deseo prioritario de la población en detrimento de otro tipo de demandas de carácter democrático y ese hecho es aprovechado por Putin para desplegar una política de tono nacionalista y perfil autoritario.

“En Rusia nunca ha habido sociedad civil”, ha indicado Milosevich. “No hay tradición de articular el pensamiento a través de los partidos políticos y organizaciones sociales, porque además las durísimas leyes del régimen lo impiden”.

Ilke Toygür, por su parte, ha examinado las históricas relaciones de Turquía con Europa, siempre sometidas a continuos vaivenes de acercamiento y distancia. “Turquía es miembro de todos los organismos occidentales, por una decisión consciente de EEUU debido a su gran importancia estratégica”, ha declarado.

En relación a la crisis diplomática desatada tras el truculento asesinato del periodista Yamal Jashogyi en el Consulado saudí de Estambul, la especialista del Real Instituto Elcano ha mostrado su convencimiento de que el Gobierno de Ankara tiene una voluntad firme de esclarecimiento, aunque ha admitido que el presidente turco, Tayyip Erdogan, aprovechará el caso para intentar sacar un rendimiento geopolítico favorable a sus intereses.

Etiquetas
stats