Los rostros y cifras de las personas sin hogar: 802 'sintecho' atendidos en el último año

Una persona sin hogar en un parque de Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Paloma y Manuel son dos personas que, durante un tiempo, vivieron en la calle. Salieron de esa situación y ahora son voluntarios en el programa de sensibilización de Cáritas Diocesana en Córdoba sobre las personas sin hogar. Prestan su voz y su testimonio para ponerle rostro a quienes no tienen un techo bajo el que vivir y están en la calle, al paso de quienes van y vienen por esa misma calle, sin reparar en ellos.

“Estoy tan cerca que no me ves”, es el lema que retrata esa situación cotidiana en la ciudad y que Cáritas ha escogido para sensibilizar en su campaña anual para erradicar el sinhogarismo, con los datos en la mano: 802 personas sin hogar fueron atendidas durante el año pasado en Córdoba.

Esas 802 personas fueron atendidas con los recursos propios de Cáritas: su Casa de Acogida, la unidad de calle, el ala de baja exigencia, la residencia para personas mayores sin casa y los pisos Virgen de la Merced de atención a reclusos. De ese total de 802 personas, el 82% son hombres y el 18% mujeres, tienen una edad que va mayoritariamente desde los 35 a los 60 años y el 63% son españolas mientras que el 37% restante provienen de otros países.

Esa es la radiografía que se extrae del informe que este miércoles ha presentado Cáritas precisamente en su Casa de Acogida, junto a muchas de las personas que viven allí y que un día estuvieron en la calle. Según sus datos, en Córdoba capital una media de 275 personas padece a diario los rigores climáticos y la inseguridad viviendo en la calle.

En su informe, Cáritas pone el foco en especial en tres grupos de personas sin hogar con las que trabajan: los menores no acompañados (MENA) que en el momento de cumplir 18 años pasan a una situación de calle, las mujeres -que en el último año han aumentado en un 4% y sufren doblemente la inseguridad y el peligro de estar en la calle-, y las personas mayores solas, cuya pensión no basta para hacer frente a una vivienda.

Para atender a estas 802 personas en sus recursos, Cáritas ha dispuesto de 1.036.000 euros en 2017, 711.000 de fondos propios y 325.000 de las distintas administraciones, a las que piden una mayor ayuda, tras haber visto recortada su aportación en el último año en unos 200.000 euros, según los datos de la organización de la Iglesia.

Con estos datos en la mano, Cáritas ha emprendido esta semana una campaña de sensibilización con motivo de la celebración el próximo día 25 de noviembre del Día de las Personas sin Hogar, donde pone el acento en la invisibilidad a la que se ven sometidas y en la necesidad de sensibilizar a toda la sociedad de la existencia de estas personas. “Cuando una persona sin hogar se siente acompañada, se siente parte de la sociedad, pone todo de su parte para salir de esa situación”, ha expuesto la responsable de Acción Social de Cáritas, María Calleja, para explicar que no solo son necesarios los recursos económicos para estas personas sino el apoyo y el respaldo de la sociedad.

Por eso, el lema escogido para la campaña, ese Estoy tan cerca que no me ves. ¿Y tú qué dices? Di basta. Nadie sin hogar, escogido para esta campaña. Una campaña que pretende concienciar sobre la vulneración de los derechos humanos de estas personas, que no tienen acceso a una vivienda aunque eso sea un derecho recogido en la Constitución y en la Carta de los Derecho Humanos.

Con ese fin, Cáritas ha organizado una serie de actos en estos días dedicados a la sensibilización social, como un acto este 21 de noviembre en la Puerta del Puente donde escuchar reflexiones de personas sin hogar, música en directo y proyección de imágenes, mientras que el día 22 se celebrará otro acto en la Plaza de la Corredera en el que participarán centros educativos que escenificarán mensajes de apoyo para visibilizar a estas personas.

Etiquetas
stats