El refugio antibombardeos de Villanueva de Córdoba recibe luz verde para ser Lugar de Memoria

Plaza junto al Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba | MADERO CUBERO

La Consejería de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Memoria Democrática, ha acordado iniciar el procedimiento para inscribir en el Inventario de Lugares de Memoria Democrática de Andalucía el refugio antiaéreo de Villanueva de Córdoba.

El refugio antiaéreo que se esconde bajo la Plaza de España del municipio es el refugio antibombardeos de la Guerra Civil mejor conservado de la provincia y fue recuperado con el fin de que ese episodio oscuro de la historia no quedara en el olvido.

El propio Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba solicitó a la Junta dicha inscripción y, posteriormente, se ha procedido a recabar la información necesaria para proceder a la inscripción de dicho lugar en el Inventario de Lugares de Memoria Democrática de Andalucía, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 24 de la Ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, según queda recogido en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) este miércoles.

El refugio de Villanueva de Córdoba se convirtió en plena contienda civil en uno de los mayores espacios para escudarse ante los bombardeos aéreos de la guerra, en las entrañas de la principal plaza de la localidad. En poco más de ocho meses en el año 1938 se erigió este refugio, cuando el municipio duplicó su población con la afluencia de refugiados de otras partes de la provincia, especialmente del sur y de la Campiña.

https://www.youtube.com/watch?v=qLrz6V1IhVQ

Ingenieros militares estuvieron al cargo de las obras, donde también participó personal civil en una edificación de peculiares características. Cinco accesos en las inmediaciones de la plaza servían para que los vecinos pudieran entrar rápidamente en el refugio llegando desde cualquier punto del pueblo. Unos accesos que en unos pocos metros formaban un recodo y cambiaban su dirección para evitar que la onda expansiva de una bomba –que se propaga en línea recta- alcanzara al resto del refugio.

Todos los accesos confluían en una amplia sala abovedada con una techumbre de gran fortaleza para el objetivo que perseguía, que era proteger de los ataques de la aviación a los civiles. Los historiadores del lugar calculan que, en el espacio de la sala principal y las decenas de metros de los túneles de acceso, el refugio antiaéreo fue capaz de albergar en su momento a unas 9.000 personas en una zona que no fue la más castigada por los bombardeos.

En 2008 se acometió una mejora integral de este espacio, se impermeabilizó todo el refugio y se instaló una bomba para evacuar el agua que el terreno mana naturalmente. Y, desde hace unos años para acá, el refugio se ha recuperado para la visita de curiosos, historiadores y turistas, tal y como hoy se puede ver en pleno centro de Villanueva de Córdoba.

Etiquetas
stats