Cómo reducir el uso de un pesticida cancerígeno en los parques de Córdoba

Labores de mantenimiento por parte del personal de Jardines | MADERO CUBERO

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró que el glifosato, un pesticida de uso común para acabar con las mañas hierbas en los parques y jardines de las ciudades, era “probablemente cancerígeno”. Ante esto, el Ayuntamiento de Córdoba asumió el compromiso de reducir progresivamente su uso y aplicación en los parques de la ciudad. Este viernes, la concejala de Medio Ambiente Amparo Pernichi ha asegurado que en el último año se ha reducido un 33% su uso. Pero, ¿cómo acabar con él?

El Ayuntamiento ha explorado dos iniciativas. Una, usar un glifosato ecológico. Y dos, arrancar las malas hierbas a mano. En el primer caso, ya ha empezado a usar el pesticida ecológico pero con poco éxito. Los vecinos de Miralbaida, que es donde se ha empezado a aplicar, se han quejado de los malos olores y los resultados no están siendo los mejores.

En otras zonas de la ciudad se están arrancando las malas hierbas a mano. Pero el Ayuntamiento no tiene trabajadores suficientes para hacerlo, ya que a diferencia del glifosato, que se aplica solo dos veces al año en una zona determinada, para arrancar las malas hierbas hay que acudir hasta nueve veces al año. En total, se calcula que el Ayuntamiento necesitaría la contratación de 130 personas, algo que la actual normativa de Hacienda impide hacer.

Mientras tanto, el Ayuntamiento trabaja en aplicar el mínimo pesticida posible en la ciudad y por ello calcula que este año se podrá reducir en entre un 5 y un 10% la aplicación del glifosato. Además, se trabajará con la Universidad de Córdoba en poner en marcha un proyecto para reducir su uso “con métodos alternativos”, sostuvo Pernichi.

Etiquetas
stats