Rafael Merino recuerda su “gobierno en minoría” en una “Córdoba cerrada”

.
El primer alcalde del Partido Popular en Córdoba expone la experiencia de su mandato en el Ayuntamiento y reconoce que el descenso del paro es de lo que se siente más orgulloso

Después de más de 15 años de gobiernos del Partido Comunista y de Izquierda Unida, el Partido Popular llegó a la alcaldía de la ciudad en mayo de 1995. “Córdoba estaba impactada del resultado de las elecciones municipales”. Así lo ha considerado el exalcalde de la ciudad, Rafael Merino, quien ha protagonizado la cuarta conferencia dentro del ciclo Córdoba, historia del tiempo presente: Los alcaldes de la democracia.

Su victoria electoral llegó en 1995 tras sufrir dos derrotas consecutivas: las elecciones municipales de 1983 y los comicios generales de 1989. Tras cuatro años en el Ayuntamiento, intentó revalidar el cargo pero un pacto entre PSOE e Izquierda Unida le dio la alcaldía a Rosa Aguilar. Lo intentaría años más tarde, en 2002, pero una nueva derrota puso fin a su actividad municipalista.

“En 1995 no conseguimos la mayoría absoluta, pero fuimos el gobierno en minoría de la ciudad”. Con 13 concejales en el Ayuntamiento, “y con una Córdoba cerrada, el PP lideró un proyecto de diálogo y consenso”, ha explicado Merino. “Patear la ciudad, conocer a sus ciudadanos, las peñas y las cofradías, entre otros”. Con esos objetivos, su partido se preparó una campaña electoral que le llevaría a la victoria.

De su época como alcalde, Merino ha recordado varias circunstancias con las que se encontró, como el desempleo en la ciudad, “la ausencia de un parque joyero” y el plan Renfe. Aunque ha mostrado su agradecimiento a los alcaldes que lo precedieron y a los que le siguieron, “porque sólo nosotros sabemos cuál es la complejidad de este trabajo”, el exregidor ha considerado que “al PP siempre le toca gobernar en situaciones difíciles”. “El paro se convirtió en la obsesión de la alcaldía y, tras finalizar el mandato, la cifra era un 30% inferior a cuando llegamos”, ha explicado Merino. Para el exalcalde, es “una de las cosas” de las que se siente más orgulloso.

Merino también ha alabado el trabajo de su partido en la puesta en marcha del Parque Joyero “porque se llevaron hablando de él 10 años y nadie lo ponía en marcha”. Además, ha recordado cómo se ejecutó el plan Renfe durante su mandato o la remodelación de la plaza de Las Tendillas. En este último caso, ha destacado “la intensa labor que se desarrolló ya que en ocho meses se terminó una de las obras de las que nos sentimos más orgullosos”, ha apuntado.

Pero Merino no sólo puso los pies en la actividad política local. Su trayectoria en el PP de Córdoba la engarzó con un salto a la política nacional, ámbito que ocupa a día de hoy con el puesto de diputado por la ciudad cordobesa en el Congreso de los Diputados. Tanto Merino como José Antonio Nieto, también exalcalde de Córdoba, son los representantes del lado más “popular” de la ciudad en la Cámara Baja.

Etiquetas
stats