Rafael Gómez se defiende en redes sociales ante su próxima entrada en prisión

Rafael Gómez, llegando a la Audiencia Provincial | MADERO CUBERO

Mantiene su discurso habitual, si bien en este momento todo toma un carácter distinto. Rafael Gómez defiende su inocencia una vez más, esta vez después de que la tarde del martes el Juzgado de lo Penal número 3 de Córdoba dictara el auto de ejecución de la sentencia firme que le condena a cárcel. El empresario y exedil del Ayuntamiento de la capital cuenta con una pena de cinco años y tres meses de prisión, además de una multa de cerca de 112 millones de euros, como autor de dos delitos contra la Hacienda Pública por el impago de casi 29 millones de euros. Y ya tiene un plazo de 20 días para llevar a cabo su ingreso en el centro penitenciario. Tras dicho hecho, el que fuera creador y líder de Unión Cordobesa (UCOR) insiste en que no sabía nada acerca de lo que se le acusaba y busca el respaldo ciudadano a través de la cuenta en Facebook del mencionado partido.

“Muchos cordobeses me conocen o han oído hablar de mí en todos estos años, desde que empecé como cabrero o me coloqué de platero. He sido un trabajador, que a los 16 años se fue a Francia para trabajar, volviendo a los 21 años para hacer la Mili y a los 23 me casé con mi mujer, sin un trabajo”, expone de entrada el mensaje publicado como si fuera propio de Rafael Gómez. “Constituimos una familia y salimos adelante con mucho esfuerzo, mi mujer trabajando de peluquera y yo de platero, intentando llevar un sueldo a mi casa, lo que muchos meses era imposible. Por eso vivíamos en casa de mis suegros, mientras mi suegra cocinaba para todos”, sigue el empresario. “Todos los cordobeses me conocen por mi forma de ser, conocen cómo he hecho las cosas, y nunca he pensado en eludir pagar los impuestos, porque tenía profesionales que hacían las cosas desde que iniciamos los negocios”, señala.

“¿Qué quiero decirle a los cordobeses que van por la calle y dudan de mi honorabilidad?” Ellos antes sabían cómo era y no pueden cambiar porque digan que ha defraudado 111 millones de euros, cuando no es verdad“, agrega posteriormente el exedil del Ayuntamiento de Córdoba antes de adjuntar una nota de prensa de un empleado al respecto. ”Voy a poner una carta adjunta de quién intervino en la gestión de mis empresas y tomaba las decisiones en materia contable y fiscal“, advierte antes de aseverar en tercera persona que ”Rafael Gómez no sabía nada de esos temas, tenía un equipo de personas, todas profesionales, que han hecho las cosas correctamente, sin que hayan recibido ninguna opinión por mi parte“. ”Por eso quiero decirle a los cordobeses que tienen dudas de si Rafael Gómez es un defraudador, que lean esta carta y saquen sus conclusiones“, concluye el empresario.

“No es de justicia condenar a un inocente”

Lo que Rafael Gómez cita como carta es en realidad una nota de prensa firmada por Antonio Martínez Villagraz, administrativo del personal del empresario. “¿Cómo se puede condenar a Rafael Gómez Sánchez, alias Sandokán, a cinco años y tres meses de cárcel por algo que no ha hecho?”, cuestiona de entrada en el texto. “Es de justicia aclarar, a nivel nacional, que Rafael Gómez Sánchez no ha participado nunca en ninguna decisión contable ni fiscal de la empresa. Todas las decisiones fueron tomadas en todo momento, conforme a la legislación vigente como han manifestado ante el Juez, por las personas encargadas de la Administración de las empresas (Antonio Martínez, Daniel Barrios y Rafael Serrano), con el visto bueno de los asesores fiscales (Rafael Natera, José Antonio García Barranco) y los auditores externos (Ernst & Young y Moral y Silos”, explica Martínez en su comunicado

“Todos los profesionales que hemos participado en la gestión de las empresas tenemos que manifestar públicamente que no hemos recibido nunca indicaciones de Rafael Gómez en materia contable o fiscal, por eso no compartimos una condena injusta para una persona que nada ha hecho”, agrega Antonio Martínez, quien asevera que “desde el Grupo de Empresas de Rafael Gómez se han cumplido todas las obligaciones contables y fiscales”. Así, indica que “los hechos por los que se condena a Rafael Gómez se deben a interpretaciones de la Agencia Tributaria”. “Las personas que hemos tomado las decisiones hemos sido declaradas inocentes por esos mismos hechos, por no existir indicios racionales de criminalidad”, apostilla en ese sentido. “Rafael Gómez siempre se mantuvo al margen de las cuestiones contables y tributarias, puesto que para esos menesteres tenía profesionales que decidían siguiendo sus personales criterios, sin recibir jamás órdenes, instrucciones ni criterios de Rafael Gómez. Por eso decimos alto y claro que Rafael Gómez Sánchez es inocente, no ha hecho nada para poder admitir esta condena y no es de justicia condenar a un inocente”, concluye el texto.

Etiquetas
stats