Sierra Boyera se vacía: la lucha contra el reloj del norte de Córdoba para no quedarse sin agua

Estado actual del embalse de Sierra Boyera.

En el norte de Córdoba se trabaja contra el reloj. El embalse de Sierra Boyera se vacía y, sin su agua, los más de 80.000 vecinos de las comarcas del Guadiato y Los Pedroches no podrán abrir el grifo. El embalse pierde algo más de un hectómetro cúbico de agua al mes. Le quedan escasamente 5,8 hectómetros cúbicos, que no son del todo aprovechables. El agua que se acumula en el fondo tiene limos. Por ello, es probable que en octubre el embalse esté técnicamente vacío y que la poca agua que conserve no alcance ni al sumidero que la lleve hasta la ETAP, el sistema de potabilización que a su vez la bombea a los municipios.

Sierra Boyera está perdiendo una media de 0,3 hectómetros cúbicos a la semana. El calor está incrementando las pérdidas. A menor superficie, mayor evaporación. Actualmente, la lámina del embalse que se puede aprovechar se concentra en el centro. La profundidad máxima no llega ya ni a los tres metros de profundidad. Exactamente, el embalse está al 14% de su capacidad, en una situación dramática que ha hecho saltar todas las alarmas.

En el norte de la provincia no se habla de otra cosa. La empresa provincial de aguas de Córdoba (Emproacsa) ha tomado una primera medida: reducir en un 10% las dotaciones diarias de agua que manda a los depósitos de cada municipio. Ese volumen máximo diario se ha calculado a partir del consumo facturado en el total del tercer trimestre del año pasado 2021, determinando así el promedio diario de ese trimestre. Mientras, muchos ayuntamientos aprueban bandos instando a la población a reducir el consumo, limitan el riego, el llenado de fuentes y piscinas.

Esta semana, el Gobierno tiene previsto entregar el proyecto de emergencia para llevar agua de La Colada a Sierra Boyera con una conexión superficial. Los trabajos deben comenzar muy rápido y estar listos antes de que haya problemas serios en la zona. De Sierra Boyera depende también el agua que bebe la extensa cabaña ganadera del norte de Córdoba.

Por otra vez, y por vez primera en las últimas décadas, el volumen de agua embalsado en toda la provincia de Córdoba está ya por debajo del 20%. Según las cifras de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), en la provincia hay ahora mismo 680 hectómetros cúbicos de agua embalsada, para una zona que tiene una capacidad de reservar 3.412. Es decir, los embalses de Córdoba están al 19,96% de su capacidad, un mínimo que no se recordaba desde la sequía de los años noventa. Eso sí, con una ventaja: ahora hay más embalses que entonces, y, por tanto, más agua.

El embalse con el nivel más bajo es La Breña II, que está a poco más del 13%. Eso sí, en su interior hay más de 110 hectómetros cúbicos de agua, una reserva que es superior a la que anteriormente retenía La Breña I.

Etiquetas
stats