Cuatro bibliotecas de la provincia de Córdoba cuentan ya con un espacio dedicado a la Memoria Democrática

Instalación de una 'Biblioteca de la Memoria’.

La Delegación de Memoria Democrática de la Diputación de Córdoba ha comenzado a instalar las primeras ‘Bibliotecas de la Memoria’ en cuatro municipios de la provincia, en el marco de un proyecto con el que pretende llenar las bibliotecas municipales de obras que abordan “la historia reciente de nuestros pueblos desde un punto de vista divulgativo o literario para acercar a la población el conocimiento de lo que ocurrió”.

Así lo ha expresado el delegado del área en la institución provincial, Ramón Hernández, en la inauguración de las primeras ‘Bibliotecas de la Memoria’ en Cardeña y El Carpio, dos de los pueblos en los que se ha comenzado a instalar este proyecto.

Las bibliotecas también están presentes ya en Almedinilla y Aguilar de la Frontera, y en las próximas semanas les seguirán Castro del Río, Doña Mencía, Almodóvar y Palma del Río. Antes de final de año se instalarán también en Baena, Fuente Obejuna, Los Blázquez, Montilla y Villanueva del Duque, llegando en total a 13 municipios.

Las ‘Bibliotecas de la Memoria’ consisten en un expositor fabricado específicamente para el proyecto, una estructura modular a base de triángulos que funcionan como estantes sobre los que depositar los libros. Estas “estanterías escultóricas presentan varias modalidades de montaje que permiten adoptar su diseño al espacio disponible en las bibliotecas para llamar la atención de las personas que acceden a ellas y que se interesen por los contenidos disponibles”, ha señalado Hernández.

El diputado ha explicado que, junto con los expositores, los municipios reciben “una relación de títulos susceptibles de formar parte del catálogo memorialista de las bibliotecas, con libros relacionados con la memoria democrática de nuestra provincia”.

Asimismo, ha avanzado que “desde la Delegación vamos a colaborar para ampliar el fondo bibliográfico de los distintos municipios, facilitándoles la adquisición de aquellos libros que todavía no consten en su inventario”. El coste total del proyecto, desarrollado de mano de la Asociación Contracultura, es de 23.000 euros para esta primera fase.

El delegado de Memoria ha agradecido a los ayuntamientos la disposición para acoger en sus bibliotecas “esta importante iniciativa con la que pretendemos dar a la memoria el lugar que merece y poner al alcance de la ciudadanía el conocimiento sobre una etapa de nuestra historia reciente sobre la que todavía existen demasiadas sombras, ya que la divulgación es fundamental para garantizar derechos de verdad, justicia y reparación y por tanto uno de los objetivos de la Delegación”.

Al mismo tiempo, ha recalcado el delegado, “queremos contribuir a aumentar los fondos de las bibliotecas municipales de nuestros pueblos, que realizan una importante labor de democratización de la cultura”.

La idea parte de la Asociación Contracultura de Puente Genil, que en 2019 diseñó y entregó el primer mueble en la Biblioteca Pública de Puente Genil, a través de un proyecto subvencionado por la Diputación a través de la convocatoria de concurrencia competitiva que entonces partía de la Delegación de Cultura.

El diseño de la estantería pertenece a Francisco Javier Flores Castillero, artista natural de Puente Genil.

Etiquetas
stats