Provincia 'Contra el Dolor'

Hospital de Puente Genil
El 061 de Córdoba y los hospitales de Montilla, Puente Genil y Valle del Guadiato reciben los distintivos de centros especializados

El servicio provincial del 061 en Córdoba y los hospitales de Montilla, Puente Genil y Valle del Guadiato logran los distintivos Centros Contra el Dolor en las modalidades de Urgencias y Emergencias y dolor perioperatorio. En una nota de prensa oficial se informa de que el consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha hecho entrega este viernes en Córdoba, en las instalaciones del Hospital Reina Sofía, de los distintivos centros contra el dolor a un total de 63 centros sanitarios y unidades de gestión clínica. De este modo, Andalucía se ha convertido en la primera comunidad autónoma que reconoce, a través de un distintivo específico, a los centros sanitarios y a los profesionales que están comprometidos con el abordaje del dolor.

Durante el acto de entrega, el máximo responsable de Salud ha dedicado palabras de felicitación y agradecimiento a los profesionales “por el esfuerzo ingente diario que realizan por mejorar la calidad de vida de la población, en este caso a través del alivio del dolor”. Esta iniciativa gestionada por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía evalúa y reconoce las buenas prácticas puestas en marcha en los servicios sanitarios en materia de atención y abordaje del paciente con dolor.

Concretamente, en Córdoba, el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil ha recibido la doble distinción en dolor perioperatorio y de Urgencias, los hospitales de Montilla y Valle del Guadiato –los tres gestionados por la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir– y el dispositivo provincial del 061 –gestionado por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias–, han conseguido la certificación en dolor en Urgencias-Emergencias. Para lograr estos distintivos, los centros y unidades han puesto en marcha buenas prácticas entre las que destacan la creación de nuevos protocolos y la actualización de otros ya existentes; modificaciones en las pautas de analgesia al paciente con dolor; incorporación de la escala EVA de medición del dolor para tipificar la intensidad del dolor percibido; así como el incremento de información, tanto oral como escrita, en relación al dolor en pacientes quirúrgicos y de Urgencias.

El consejero ha concretado que estos distintivos se enmarcan en el Plan Andaluz de Atención a las personas con Dolor de la Consejería de Salud y suponen “un reconocimiento explícito y sin precedentes en el conjunto del Sistema Nacional de Salud y en los sistemas sanitarios europeos a la buena gestión y el abordaje integral del dolor en los centros asistenciales”.

De los 63 centros que han obtenido el distintivo, 34 pertenecen al nivel de atención primaria, 21 de atención hospitalaria y los 8 servicios provinciales del 061. Por provincias, Córdoba cuenta con cinco distinciones centros contra el dolor (4 en dolor en Urgencias-Emergencias y 1 en Perioperatorio), Almería con dieciséis distinciones, Cádiz con cinco, Granada con cinco, Huelva con tres, Jaén con diecisiete, Málaga con cinco y Sevilla con siete.

Además, en la actualidad esta iniciativa gestionada por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía cuenta con un total de 776 proyectos de centros y unidades de gestión clínica de todos los niveles asistenciales. Además de los 63 proyectos que ya han obtenido el distintivo, 627 iniciativas se encuentran en fase de autoevaluación y 86 en fase de evaluación. La evaluación la desarrolla un equipo de 29 evaluadores externos expertos en dolor (médicos de familia, enfermeras, anestesistas) que revisan la información aportada y el grado de cumplimiento de las recomendaciones.

Asimismo, hay que destacar que la gran mayoría, 658 propuestas, pertenecen al Sistema Sanitario Público de Andalucía, mientras que los 118 proyectos restantes se distribuyen en 28 proyectos de centros del Sistema Nacional de Salud y 90 procedentes de otros países, entre los que se encuentra Perú, Argentina, Colombia, Uruguay, Chile, México, Cuba, Brasil, Portugal, Panamá y Costa Rica.

El distintivo Centros contra el dolor comenzó a definirse por el Plan Andaluz de Atención a las personas con Dolor y la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía en 2011, como un conjunto de estándares de buenas prácticas en la atención del paciente con dolor, que permite a centros sanitarios y unidades contar con unos criterios de calidad con los que guiar y mejorar su atención sanitaria de las personas con dolor.

Los distintivos tienen cuatro modalidades, como son dolor crónico, dolor en situaciones de urgencia y emergencias, dolor asociado a procedimientos y dolor perioperatorio. Hay que especificar que de los distintivos otorgados, 32 han sido para la modalidad de dolor crónico; 18 para la de dolor en situaciones de urgencia y emergencia; 12 para el dolor perioperatorio; y 1 para dolor asociado a procedimientos.

Plan Andaluz de Atención al Dolor

El consejero de Salud ha recordado que la comunidad andaluza fue también la primera en diseñar y aprobar un Plan Andaluz de Atención a las personas con dolor. Otro hito que constituye, junto a la iniciativa innovadora de los distintivos, “una muestra inequívoca de la apuesta estratégica que Andalucía ha hecho por el alivio del dolor, un derecho humano reconocido por la Organización Mundial de la Salud y recogido en el Estatuto de Autonomía, y un valor ético irrenunciable del sistema sanitario público andaluz”.

El Plan Andaluz de Atención a las personas con dolor es una herramienta que fue elaborada por los propios profesionales sanitarios del sistema sanitario público, con el objetivo de ofrecer una respuesta integral a un problema muy frecuente en la población –una de cada 6 personas presenta dolor crónico–que repercute en la calidad de vida de las personas y supone una carga importante para los sistemas sanitarios.

A través de esta herramienta, se trabaja de forma proactiva e integrada, articulando acciones de prevención y detección precoz así como de tratamiento sobre la base de la evidencia científica. También se aborda el dolor en el sistema sanitario público a través de la puesta en marcha de modelos organizativos que garanticen equidad en el acceso a los servicios, y mediante una apuesta por la formación y la investigación para avanzar en calidad asistencial y seguridad; por último, una pieza fundamental es el aumento de la participación de los pacientes en el manejo de su propia situación de dolor.

Esta estrategia presta especial atención a las poblaciones vulnerables, como son la población infantil, las personas mayores, las personas con problemas de salud mental y las personas discapacitadas. Hasta ahora, el desarrollo del Plan ha permitido que el 80% de los problemas de dolor sea abordado en Atención Primaria, con un fuerte protagonismo de la enfermería.

Más avances

Durante el acto de entrega de distintivos, el titular de Salud ha desgranado otros avances y logros que se han producido en el ámbito del tratamiento del dolor. En este sentido, ha destacado que Andalucía es la comunidad autónoma que cuenta con un mayor número de Unidades del Dolor, 18 en total.

Además, ha recordado la disponibilidad de procesos asistenciales integrados, guías de práctica clínica e itinerarios formativos específicos, todos los cuales han posibilitado un importante avance en la capacitación de profesionales, con un enfoque multidisciplinar, que combina atención médica, farmacológica, enfermera, social y, en caso necesario, fisioterápica o psicológica. En esta materia, también destaca la participación de 2.000 profesionales en la primera edición de formación en “Atención integral a los pacientes con dolor en la práctica clínica”

Por último, entre las líneas de trabajo futuras, Aquilino Alonso se ha referido a la elaboración del Plan Integral de enfermedades reumáticas y musculo-esqueléticas, una nueva herramienta que pretende abordar la causa más frecuente de dolor no oncológico en nuestra sociedad. Se trata de un tipo de dolor que tiene un importante impacto en la calidad de vida de las personas afectadas, en su productividad (responsables del 40% del absentismo laboral) y en la presión sobre los servicios sanitarios (el uso de servicios se multiplica por cinco).

Etiquetas
stats