Problemas en las obras de la Normal de Magisterio

.
Los trabajos se ralentizan casi hasta la paralización por un problema con el coste de los mismos | La empresa negocia con el Ayuntamiento un primer modificado del contrato

Desde hace algo más de un mes, los trabajos de reconstrucción de la antigua Normal de Magisterio están casi paralizados. Salvo trabajos puntuales en algunos sótanos y pequeñas labores de mantenimiento, los obreros llevan casi un mes sin trabajar a pleno rendimiento en un proyecto que debería estar acabado en los primeros meses del próximo año y que no lo va a estar. El problema ha surgido cuando la empresa encargada de convertir la antigua Normal en el Centro de Producciones e Iniciativas de Córdoba ha visto que reconstruir la estructura se le estaba yendo de precio.

Ayer, el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Martín, negó que los trabajos se hayan llegado a suspender, pero sí que avanzó que el Consistorio está negociando con la firma la manera de resolver el problema generado. Básicamente, la empresa pide más dinero por acometer unos trabajos que, asegura, se han encarecido. Las negociaciones, de momento, no van todo lo bien que deberían.

El proyecto de reforma de la Normal de Magisterio no está financiado con fondos propios del Ayuntamiento, sino que va a cargo de dinero proveniente de la Unión Europea a través del programa Urban Sur. En total, se estima en 4,9 millones de euros el coste de las obras que se están desarrollando. Pero la empresa considera que seguir adelante es más caro de lo previsto y se ha topado con un problema: la Gerencia Municipal de Urbanismo no tiene más dinero.

Ahora mismo, la Gerencia de Urbanismo está sometida a un plan de ajuste presupuestario que ha reducido al mínimo las inversiones propias. Por tanto, su capacidad para negociar modificados presupuestarios a obras en marcha es casi ninguna. Ahí radica el principal problema: la empresa asegura que de seguir adelante perdería dinero y Urbanismo sostiene que no puede pagar más.

De momento, las obras están casi paralizadas una vez culminada la demolición de la mayor parte de lo previsto. Ahora, los trabajadores deberían estar empezando a reforzar la estructura, que se ha quedado al aire, y empezar a revestir el edificio.

Etiquetas
stats