Prisión provisional para el agresor de Montalbán

Dispositivo de la Guardia Civil, por el tiroteo de este martes en Montalbán.
El juez de Montilla le imputa los delitos de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, detención ilegal, amenaza y lesiones con empleo de armas

El juez del Juzgado de Instrucción número dos de Montilla ha acordado la prisión provisional, comunicada y sin fianza, de Félix M.D., el vecino de Montalbán investigado por los presuntos delitos de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, detención ilegal, amenaza y lesiones con empleo de armas.

El investigado ha pasado a disposición judicial esta mañana y ha declarado que no recuerda lo ocurrido, según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El juez continúa ahora con la investigación de los hechos, para lo que va a llamar a declarar a más personas y a recabar los datos proporcionados, entre otros, por el informe forense.

Mientras, el guardia civil herido sigue ingresado en el hospital de Montilla, estable dentro de la gravedad de sus heridas. El agente, A. B., de 38 años, fue operado tras sufrir heridas graves en el estómago y el hígado, después de recibir un disparo a bocajarro con una escopeta de perdigones. La munición se le expandió por toda la zona afectada, lo que hizo especialmente delicada su intervención quirúrgica.

Hacia las 14:15 del martes, después de más de tres horas atrincherado, el supuesto agresor de Montalbán se entregó a la Guardia Civil, saliendo de la casa con las manos en la cabeza. Según señalaron ayer las fuentes consultadas, Félix M. arrastraba "problemas familiares". El detenido tiene dos hijas.

El acusado es natural de Montalbán pero su expareja vive en La Rambla, a solo tres kilómetros. Hasta hace poco no podía acercarse a la mujer, en virtud a una orden de alejamiento que pesaba sobre él y que acababa de caducar. Tras una noche en la que algunos testigos señalan que el detenido ya había protagonizado episodios violentos en bares de La Rambla, el hombre fue a buscar a su expareja para pedirle la custodia de las hijas. Según fuentes cercanas al caso, llegó a amenazar de muerte a la mujer. Por eso, los padres de ella alertaron a la Policía Local de La Rambla.

Los agentes, acompañados de guardias civiles de ese municipio, siguieron a Félix M. hasta Montalbán. El hombre se acababa de encerrar en la casa de sus padres. Y hasta allí llegaron los agentes. Uno de los guardias civiles llamó al timbre y, presuntamente, sin mediar palabra, el detenido disparó a bocajarro al agente en la boca del estómago. Su compañero resultó herido leve en el codo y en una cadera, alcanzado por uno de los perdigones.

Etiquetas
Publicado el
10 de diciembre de 2015 - 14:36 h
stats