El PP se queda sólo en el debate sobre la reforma del aborto

Proabortistas y antiabortistas juntos en el salón de plenos | MADERO CUBERO
Rafael Gómez justifica su voto en contra contando su vida: “Cada vez que me acostaba con mi mujer, la preñaba” | El salón de plenos se llena de proabortistas y mujeres contra la reforma de la ley

Ha sido un debate muy tenso, para llegar a una conclusión que ya se conocía antes incluso de que comenzase el primer Pleno del año 2014: Que el PP está sólo en la defensa de la reforma de la Ley del Aborto. Un salón de plenos atestado de proabortistas y mujeres contra la reforma de la ley asistió a un debate en el que una vez más el protagonismo se lo llevó el líder de la oposición, Rafael Gómez, de Unión Cordobesa, al justificar su rotunda postura contra la reforma de la Ley contando su vida: “Cada vez que me acostaba con mi mujer, la preñaba”.

El debate fue muy largo, de unas dos horas de duración, a pesar del estreno del famoso cronómetro que regula las intervenciones. Sobre las dos mociones fundidas en una presentadas por PSOE e IU se habían pedido seis turnos de palabra, de cinco minutos cada uno. Cinco turnos de palabra fueron para rechazar la reforma, todas de mujeres que representaban al Consejo Local de la Juventud, la plataforma de mujeres Marianne, el Lobby andaluz de mujeres y también las secciones de féminas de los sindicatos UGT y CCOO. A favor de la ley tan sólo hablo la representante de la Asociación Civil Presencia Cristiana.

Cada intervención fue abucheada y aplaudida. El presidente del Pleno, Luis Martín, a diferencia de otras sesiones, advirtió hasta cinco veces al público (gran parte se quedó fuera) de que no podían hacer manifestaciones de aprobación ni de desaprobación. Sin embargo, no llegó a ordenar el desalojo.

LA INTERVENCIÓN DE GÓMEZ

La más mediática de todas las intervenciones volvió a ser la de Rafael Gómez. Antes del Pleno, ante los periodistas en sala de comisiones, relató parte de su vida para justificar su oposición a una ley que dijo no contar con el respaldo de la mayoría de los españoles. “Yo nací en cueros y pasé muchas calamidades”, comenzó. “Cada vez que me acostaba con mi mujer, la dejaba preñada”, explicó, para asegurar que su esposa tenía que acudir “al practicante y la farmacia” para ponerse unas inyecciones con las que interrumpir el embarazo. “Eso lo tuvo que hacer 200.000 veces. Por eso, estoy a favor de lo que hay ahora. Una mujer tiene que ser libre”, clamó.

Mientras, el debate entre el resto de formaciones no rebajó mucho la tensión. La postura del PP fue defendida por su portavoz, Ana Tamayo, que aseguró que su partido siempre va a estar “en defensa de la vida” y aseguró que está buscando el “consenso” para la reforma de la ley. “No es más progresista quien defiende la voluntad del más fuerte sobre la del más débil”, aseguró, y agregó que “hoy se ha avanzado mucho en dependencia”. Tamayo aseguró que lo que habría que mejorar es la educación sexual y la atención a las mujeres que quieran ser madres.

Por su parte, el portavoz del PSOE, Juan Pablo Durán, criticó que se regrese a “debates de hace 35 años” que ya se daban por superados y criticó que el único partido europeo que apoya la reforma es el Frente Nacional de Le Pen. Mientras, la concejal de IU Carmen Gil defendió que “la moral no se impone, es propia y personal” y criticó la mayoría absoluta con la que el PP va a sacar adelante la reforma.

Etiquetas
stats