El Pleno de las dos orillas

Pedro García e Isabel Ambrosio, antes del Pleno | MADERO CUBERO

“Hay 15 concejales de izquierda y 13 o 14 de derechas”. El concejal del PSOE, Emilio Aumente, resumió de esta manera la sensación que este lunes recorrió el Pleno del Ayuntamiento. Lejos de influencias de la política nacional, donde la abstención de los socialistas ha permitido un Gobierno del PP, en el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba se ha evidenciado la distancia abismal que separa a las dos bancadas, la de la izquierda y la de la derecha.

El portavoz municipal del PP, José María Bellido, afeó a los socialistas que estén perdiendo su “centralidad” pactando con Ganemos e Izquierda Unida, y renunciando a tender puentes con el resto de formaciones. Bellido quiso retratar al PSOE de Córdoba ciudad como un partido escorado a la izquierda. Durante el debate de presupuestos, solo hubo una enmienda que aceptó el PSOE al PP, relativa a las asignaciones a los grupos municipales y la petición de más transparencia. El resto las tumbó todas. El PP hizo lo mismo con todas las propuestas del PSOE: siempre votó en contra.

Solo hubo una moción en la que se superó la política de frentes y en la que el PSOE se quedó en solitario, cuando decidió no apoyar la moción del PP relativa al aparcamiento del Reina Sofía. En el resto del Pleno, la distancia se hizo notable. Tanto que los concejales del PSOE y el PP debatieron más entre ellos que con otras fuerzas políticas. Aumente y Bellido mantuvieron una discusión en el punto de los presupuestos que recordó más al mandato anterior que al actual.

En 2016, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, logró huir de la política de las dos orillas sumando el apoyo de Ciudadanos. Solo el PP y UCOR rechazaron entonces los presupuestos. A finales del año pasado, el equipo de gobierno logró sacar adelante las ordenanzas fiscales sin ningún voto en contra. La oposición se abstuvo después de que se atendieran muchas de sus enmiendas. Ahora, la política de frentes parece haber regresado al Pleno.

No obstante, hubo mucho debate pero nada de tensión. A diferencia del principio del mandato, las discusiones son menos airadas y es fácil ver a los concejales de diferentes grupos municipales negociando en los pasillos. Eso sí, el retrato es claro: a diferencia de lo que ocurre con la política nacional y andaluza en Córdoba el PSOE alcanza acuerdos con Ganemos e IU, mientras recibe el rechazo a sus propuestas del PP y Ciudadanos. El Pleno se vuelve a dividir entre la izquierda y la derecha.

Etiquetas
stats