La plantilla de Emergia denuncia despidos encubiertos bajo la oferta de un traslado a Barcelona

Call center, en una imagen de archivo | CCOO

Nerviosismo e incertidumbre entre la plantilla del call center Emergia, una empresa multinacional que da empleo a alrededor de un millar de trabajadores en Córdoba y que, en la última semana, ha llevado a cabo el “despido encubierto” de una quincena de trabajadores, a los que se les han dado dos opciones para conservar sus puestos de trabajo.

Estas dos opciones son, según informan a CORDÓPOLIS hasta cuatro trabajadores de la plantilla, aceptar una reducción de horas incluyendo un cambio de turno -en este caso, pasar de ocho a tres horas y del turno de mañana al turno de tarde- o el traslado, con idéntico horario y salario (que está en unos 1.000 euros por jornada completa), a las oficinas que tiene Emergia en Tarrasa y en Barcelona.

“Como comprenderás, la tercera vía es el despido, porque nadie puede vivir en Córdoba trabajando 15 horas a la semana, ni en Barcelona cobrando 1.000 euros al mes. Nos están invitando a irnos”, señala una empleada que prefiere permanecer en el anonimato y que este viernes se reúne con sus abogados para abordar la presunta improcedencia de su cese, confiada en que, como mínimo, le corresponderá un finiquito justo.

En su caso, esta empleada lleva casi una década en Emergia, al igual que muchos de los que esta semana han sido llamados a decidir entre traslado o despido, y a los que se les ha dicho que recibirán 20 días por año trabajado -a muchos de ellos se les está aplicando la actual reforma laboral, aunque estaban en la empresa desde antes-, en caso de que declinen el traslado o la reducción de horas. Todo ello sin que en su contrato exista ninguna cláusula de movilidad geográfica. “La excusa de la empresa es que se trata de una renegociación de las condiciones laborales, pero para ello tiene que haber acuerdo entre las partes”, afirma.

Otros despidos por baja productividad

A este respecto, también están surgiendo quejas y denuncias como la de Rafael (nombre ficticio), que fue despedido hace unas semanas por “baja productividad” después de llevar cinco años en la empresa. El finiquito por su cese, según señala, ha sido de “200 euros y pico”. “Yo de leyes no entiendo, pero unos 3.000 y pico euros es lo que dice mi abogado que me corresponde”, afirma este exempleado, que mantiene que, además, le han echado a la calle sin justificación.

“Tú no puedes vender un producto en una recepción en la que no hay llamadas, o en la que las llamadas no corresponden al servicio comercial. Si estás cogiendo llamadas de servicio técnico, ¿cómo te pueden obligar a vender? Yo llevaba un año pidiendo que se me trasladara a puestos de venta”, asegura el afectado. Su testimonio coincide con la denuncia que lleva haciendo desde hace meses el sindicato CCOO.

El sindicato acusaba a Emergia de justificar los despidos como disciplinarios por baja productividad voluntaria cuando la mayoría de las personas afectadas cumplían “con solvencia” los objetivos marcados, y a pesar de que la compañía seguía contratando nuevos empleados. Sobre este asunto, Rafael apunta, además, que los nuevos empleados entraban todos en puestos de venta, por lo que los trabajadores como él lógicamente no podían cumplir con la productividad.

Sobre el asunto de la productividad, otro empleado, que mantiene su actual puesto de trabajo, asegura que la estrategia que ha seguido la empresa ha sido la de ir despidiendo a los empleados de los servicios de atención al cliente con esta coartada, al tiempo que le iban pasando este trabajo a otras plataformas que lo han acatado “sin cobrar incentivos” de ningún tipo. “Este trabajo depende de las ventas. Si te ponen en un sitio donde no vendes, pues te ves en la calle”, aclara este empleado, que denuncia que las bajas por ansiedad y por depresión son comunes en Emergia.

La compañía, que tiene cerca de mil empleados en Córdoba que prestan servicio de atención telefónica a clientes como La Caixa o Vodafone, ha sido requerida por este periódico para conocer su versión de los hechos, sin que ésta se haya ofrecido hasta el momento.

Etiquetas
stats