Pipas y trigo envenenado, posible causa de la mortandad de las palomas

Paloma muerta en las inmediaciones de la Judería | PACMA
La Policía Local prosigue con su investigación y Sadeco comunica la situación al departamento de Sanidad Animal de la Junta | Pedro García exige que nadie acuse a Sadeco de estar detrás del envenenamiento de estas aves

Pipas y trigo rojizo envenenado. Ésta es la principal hipótesis con la que trabajan los agentes de la Policía Local en Córdoba para explicar la enorme mortandad de palomas en el casco urbano de la ciudad. El responsable político de la Policía Local, Emilio Aumente, ha detallado que los agentes prosiguen con su investigación, que iniciaron en el día de ayer, y que a falta de confirmación todo apunta al envenenamiento de estas aves.

“Algo que está ocurriendo y alguien está envenenando a las palomas”, ha asegurado el teniente de alcalde, preguntado por los periodistas. Aumente ha señalado que las pipas supuestamente envenenadas han sido halladas en el buche de las palomas muertas recogidas en el entorno de la plaza de San Pedro. El trigo rojizo también se ha encontrado en el interior de otras aves de otros puntos del casco urbano de la ciudad donde han aparecido palomas muertas o agonizantes con convulsiones.

Esta misma mañana, la empresa municipal de residuos de Córdoba Sadeco ha puesto la situación en conocimiento del departamento de Sanidad Animal de la Junta de Andalucía, para que investigue también la situación y los efectos que puede causar esta enorme mortandad de aves.

El presidente de Sadeco, Pedro García, ha concretado que ayer la empresa municipal recogió 60 cadáveres de paloma en las calles de la ciudad. No obstante, esta cifra sería mucho mayor por la cantidad de animales que han caído en patios y propiedades privadas.

Por otra parte, Pedro García ha denunciado que ayer se hicieron acusaciones sobre que la empresa municipal Sadeco podría estar detrás del envenenamiento de estos animales. En concreto, se refería a la nota de prensa enviada por el partido animalista Pacma. “No voy a tolerar en ningún momento que se dañe la imagen de la empresa y el trabajo diario de cientos de trabajadores de manera ejemplar”, denunció, al tiempo que solicitó una rectificación inmediata ante estas acusaciones.

DOS ANÁLISIS DE PACMA CONFIRMAN EL ENVENENAMIENTO

Dos informes veterinarios, que han colaborado con el Partido Animalista (PACMA), han confirmado la muerte por envenenamiento de palomas en Córdoba, según ha informado esta formación a través de una nota de prensa. Así, en las necropsias practicadas a diferentes palomas por los dos veterinarios “se han encontrado semillas de girasol envueltas en un liquido violáceo en el buche, que sugiere la intoxicación como causa de la muerte. Habría que hacer un informe toxicológico para que se dictamine el tipo de veneno”, señala Pacma.

El partido animalista presentará una denuncia el próximo lunes en los juzgados de Córdoba para que se abra una investigación “y se encuentren a los causantes de esta barbarie, de este exterminio injustificado”.

“También queremos aclarar que si Sadeco, la empresa responsable del control de plagas en nuestra ciudad, declaró ante los medios en el día de ayer que estuvo recibiendo llamadas desde hace unos días sobre la muerte masiva de palomas en diferentes barrios de Córdoba, ¿Por qué no informaron antes a la ciudadanía sobre lo que estaba sucediendo con las palomas?”, señala Pacma en su nota. Así, asegura que queda claro “que se han puesto a trabajar en serio en este asunto a partir de la denuncia publica efectuada ayer por Pacma”.

“En estos momentos siguen muriendo palomas en Córdoba, hay personas que nos están llamando esta misma tarde desde la calle Doña Engracia donde hay palomas muriéndose por la ingesta de pipas envenenadas y que las pipas se pueden ver en pequeños montones”, señala el colectivo, que ha adjuntado un vídeo.

“Desde Pacma pedimos a la alcaldesa de Córdoba y a las autoridades policiales que actúen inmediatamente para encontrar a los culpables. La gente nos llama angustiada por esta dramática situación para las palomas y por el peligro que puedan correr las personas y sus propios perros”, concluyen.

Etiquetas
stats