Piden una multa y una indemnización a los porteros de una caseta por agredir a un camerunés

Ciudad de la Justicia | ÁLEX GALLEGOS

Tanto la Fiscalía Provincial como la acusación particular ha pedido una multa y una indemnización a dos porteros y un auxiliar de una caseta de Feria que este viernes se han sentado en el banquillo de los acusados del Juzgado de Instrucción número cinco de Córdoba. Los tres, junto a una cuarta persona más, fueron denunciados por un joven camerunés por un delito de lesiones leve. La defensa de los procesados ha pedido su libre absolución y uno de ellos, incluso, ha denunciado a una pareja que al principio acudió a testificar como testigos de los hechos y que han acabado acusados.

El juicio celebrado se ha referido a unos hechos ocurridos a las 2:00 de la madrugada del pasado 20 de mayo a las puertas de la caseta La Carnavalesca de la Feria de Córdoba. El joven camerunés ha presentado un parte de lesiones que habría sufrido en la puerta de esa caseta y que le habrían propinado hasta cuatro porteros (uno de ellos no ha podido ser identificado), según su acusación. Los porteros han negado los hechos y han asegurado que lo redujeron porque el joven intentó entrar con una mochila de grandes dimensiones sin que se dejara registrar.

El titular del Juzgado ha escuchado en una tensa vista a todas las partes. El camerunés ha explicado cómo uno de los porteros le habría propinado "un puñetazo en la boca" y que el resto se le echó encima y empezó a darle patadas. La pareja de testigos que luego ha sido denunciada por uno de los porteros, un año después de los hechos, ha asegurado que ellos vieron un corro de unas 50 personas y que en medio estaban hasta cinco personas golpeando al joven camerunés. La mujer de la pareja ha testificado que se interpuso entre el camerunés y los porteros para que "dejaran de pegarle" porque "lo iban a matar". También que vio cómo "le daban patadas en la cabeza" señalando a uno de los porteros acusados. El hombre de la pareja ha sido denunciado por uno de los porteros por darle una patada por detrás y ha negado estos hechos. En cambio, ha insistido en la violencia de la agresión, y en que su objetivo era acabar con la misma.

Por su parte, los dos porteros oficiales de la caseta han negado los hechos y han asegurado que solo redujeron al camerunés, que a su juicio venía muy alterado y que no quiso mostrarle la mochila (que no aparece en las diligencias de la Policía Nacional). Los porteros han insistido en que hicieron su trabajo y uno de ellos señaló que es el primer problema que tiene en 28 años de carrera "intachable". En todo momento han negado que golpearan en la boca al camerunés, que desconoce cómo se hizo las lesiones que denuncia, y que tampoco le dieron patadas. Si que han admitido que los tres cayeron al suelo donde forcejearon hasta que llegó la Policía Nacional.

En el juicio está procesado un tercer trabajador de la caseta, que asegura que no es portero sino recogedor de vasos, que solo fue allí a separar y ver qué pasaba. También hay una cuarta persona, que ha negado estar en el lugar de los hechos, que asegura que su nombre aparece por que otro día en la Feria la Policía Nacional le pidió el DNI y que no participó por tanto en la pelea. En cambio, la pareja de testigos han asegurado que sí que participó en la supuesta agresión.

La Fiscalía ha pedido para los porteros acusados una pena de 40 días de multa más una indemnización. La abogada del camerunés reclama la pena máxima en un delito de esta tipología: tres meses de multa y una indemnización de 1.500 euros. Ahora, el juicio ha quedado visto para sentencia.

Etiquetas
stats