Piden cárcel por un accidente en la obra del bar de la antigua estación

Restaurante de la Antigua Estación de Córdoba.
El fiscal solicita un año y diez meses a cada uno de los responsables de una subcontrata de acristalamiento | Un albañil se precipitó siete metros porque no existían medidas de seguridad

El fiscal pide un año y diez meses de cárcel al administrador único y al coordinador de seguridad de una empresa subcontratada para instalar un suelo de cristal en las obras de rehabilitación de la antigua estación de tren. En dichos trabajos, destinados a adaptar el espacio a un centro de hostelería, se produjo un grave accidente laboral el 21 de noviembre de 2008. Un operario de la subcontrata cayó una altura de siete metros y sufrió diversas lesiones mientras trabajaba sin sujeción ni medidas de seguridad.

El plan de seguridad que realizó la subcontrata para la instalación del acristalamiento no contaba ni con la firma ni con la aprobación del técnico indicado. El fiscal acusa a los dos imputados por no adoptar las medidas de prevención de riesgos laborales en la obra que se estaba realizando ya la que estaban obligados.

El día del accidente, un trabajador de la subcontrata se encontraba montando el suelo de cristal del futuro establecimiento de hostelería, en la segunda planta del edificio. El sistema de instalación usado siempre dejaba un hueco por el que los trabajadores se podían caer. Y eso mismo ocurrió a las 11 de la mañana del 21 de noviembre de 2008 cuando, tras haber colocado una baldosa de cristal, el albañil dio un paso a la derecha, cayendo una altura de siete metros por el hueco que existía.

El fiscal subraya que los acusados, incumpliendo sus obligaciones, “no impidieron ni dieron las órdenes oportunas para que trabajo en altura se realizara con la seguridad suficiente para evitar caídas, permitiendo que existieran aperturas o huecos desprotegidos”.

Como consecuencia de la caída, el albañil, que entonces contaba 19 años, sufrió lesiones graves que le obligaron a estar 18 días hospitalizado y más de 200 días impedido para sus obligaciones habituales. La Inspección de Trabajo calificó el hecho como una infracción grave de las normas de prevención de riesgos de la empresa de vidrios. El fiscal pide un año y seis meses a cada acusado por un delito contra los derechos de los trabajadores y cuatro meses a cada uno por el delito de lesiones por imprudencia.

Etiquetas
stats