Piden dos años por matar a un amigo de un ladrillazo

Fachada del Palacio de Justicia de la capital cordobesa | MADERO CUBERO
Los hechos ocurrieron tras una pelea en La Carlota con varios jóvenes implicados | Víctima y agresor se encontraban en aceras opuestas y el objetivo eran los coches del grupo con el que se habían enfrentado, que huían de la localidad en dirección a Lucena

Un empujón a una chica en un bar, un novio que la defiende, varios amigos que se enzarzan en una pelea, que sube de tono con vasos y botellas que vuelan, una huida a toda velocidad en coches y un desenlace inesperado: un joven muerto por un ladrillazo lanzado por uno de los miembros de su grupo. Los hechos ocurrieron en la localidad de La Carlota en la madrugada del pasado 16 de febrero de 2011 y serán juzgados del lunes al miércoles de la próxima semana en el juzgado de lo Penal, número 2, de la capital cordobesa.

Según consta en la calificación del Ministerio Fiscal, el altercado sucedió en un bar de copas de la localidad de la Carlota entre un grupo de jóvenes de la localidad y otros que se habían desplazado desde la localidad de Lucena. Todo empezó en el interior del local cuando uno de estos empujó a una chica en presencia de su novio, que le recriminó la acción. A partir de ese momento se inicia una discusión que acaba con todos los implicados arrojándose “durante varios minutos” vasos y botellas en la calle, indica la calificación que señala que uno de ellos tuvo que recibir varios puntos de sutura al impactarle en la cabeza uno de los objetos de cristal.

Llegado el momento, los jóvenes que habían llegado de Lucena deciden huir del lugar de los hechos y corren en dirección a sus vehículos. Sin embargo, para salir del municipio tienen que volver a pasar por delante de la discoteca y es entonces cuando uno de los nueve implicados en los hechos que se someten a juicio retira la valla de protección de una obra y comienza a distribuir ladrillos para lanzarlos contra los coches.

De esta manera, los jóvenes se colocan en ambos lados de la acera y, al paso de los coches, comienzan una lluvia de ladrillos que acaba con un resultado trágico, ya que uno de ellos no calcula bien y el trozo de ladrillo que arroja impacta directamente en la cabeza de uno de los jóvenes que se encontraba en el lado opuesto de la calle. Siempre según la calificación de los hechos de la acusación pública, el joven herido, de 22 años, sufre un fuerte impacto en el cráneo que le provoca una fuerte hemorragia y un shock multiorgánico del que no consigue salir con vida, pese a que sus amigos lo trasladan de urgencia a un centro hospitalario.

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal reclama una pena de dos años para el autor del lanzamiento, al que acusa de un delito de homicidio por imprudencia, mientras que para él y el resto de implicados, otros ocho jóvenes, solicita una multa de  10.080 euros por sendos delitos de daños en los dos vehículos que apedrearon y a los que causaron desperfectos tasados judicialmente en casi 3.000 euros.

Etiquetas
stats